domingo, 7 de septiembre de 2014

La bicicleta es humanismo: pedaleo, luego existo.

"Nadie puede hacer un elogio de la bicicleta sin hablar de uno mismo. La bici forma parte de la historia de cada uno de nosotros."
   
Marc Augé, antropólogo, escribió su personal "Elogio de la bicicleta":

"Su aprendizaje remite a momentos particulares de la infancia y la adolescencia." "Para alguien de mi generación, hablar de la bicicleta es evocar, fatalmente, muchos recuerdos.

"Se sabe que una vez que uno aprendió a andar en bicicleta, como a nadar, ya no lo olvida. (...) Entonces, la bicicleta es una experiencia de eternidad: montar en bicicleta (o volver a hacerlo luego de un tiempo) se asemeja a la experiencia que se tiene en la la playa cuando el que se tiende en la arena y cierra los ojos experimenta la sensación de reencontrarse con su infancia o, más exactamente, con las sensaciones, que al no tener edad, escapan a la acción corrosiva del tiempo."

 "Los ciclistas acarician conscientemente la ilusión de seguir siendo jóvenes y, por eso mísmo, continuan siéndolo un poco."

"Montar en bicicleta devuelve, por un lado, un alma de niño y, a la vez, nos restituye la capacidad de jugar y el sentido de lo real. Así, el empleo de la bici constituye una especie de recordatorio, pero también de formación continua para el aprendizaje de la libertad, de la lucidez, y, a través de ella, tal vez, de algo que se asemejaría a la felicidad"

 “El primer pedaleo constituye la adquisición de una nueva autonomía, es la escapada, la libertad palpable, el movimiento en la punta de los dedos del pie, cuando la máquina responde al deseo del cuerpo e incluso casi se le adelanta”

"La ciudad se descentra como se descentran las viviendas y los hogares con la televisión y el ordenador y como se descentrarán los individuos cuando los móviles sean además ordenadores y televisores.
Lo urbano se extiende por todas partes, pero hemos perdido la ciudad y al mismo tiempo nos perdemos de vista nosotros mismos."

"El milagro del ciclismo devuelve a la ciudad su carácter de tierra de aventura o, al menos, de travesía."

"(...) el espacio se presenta como una fuente de metáforas, de acercamientos inesperados y de atajos que no dejan de suscitar, a fuerza de pantorrillas, la curiosidad de los nuevos bicipaseantes: ésta es la nueva libertad, la libertad que ofrece el uso de la bicicleta."


"A la bicicleta le corresponde un papel determinante: ayudar a los seres humanos a recobrar la conciencia de sí mísmos y de los lugares que habitan. Necesitamos la bicicleta para ensimismarnos en nosotros mismos, mientras volvemos a centrarnos en los lugares que vivimos: devolver a la ciudad su
dimensión simbólica y su vocación inicial: favorecer los encuentros humanos."

Por eso: "La bicicleta es humanismo."

Con las mismas premisas surgió Critical Mass, un movimiento mundial que reivindica la ecología y el derecho a circular de las bicicletas. 





LA BICICLETA Y LAS MUJERES.

 

La bicicleta también devuelve a las mujeres la conciencia de sí mismas, de su cuerpo y de su entorno, y de su propia libertad.

Susan B. Anthony, defensora de los derechos de la mujer, dijo en una entrevista a la publicación New York World en 1896: "[La bicicleta] ha hecho más por la emancipación de la mujer que ninguna otra cosa en el mundo. Me paro y me regocijo cada vez que veo a una mujer sobre ruedas. Le da una sensación de libertad y seguridad en sí misma. La hace sentir como si fuera independiente. (…)Y ahí va, la visión de la feminidad libre de ataduras“.

La mujer del siglo XIX a la que se le había dado poca oportunidad de cultivar o expresar su autonomía, ahora tenía un medio con el que podría desarrollar un poder autónomo, no sólo a través del espacio físico, sino también a través de su propio cuerpo. “Para los hombres, la bicicleta en sus comienzos era un mero juguete, pero para las mujeres, se traba de un corcel con el que poder cabalgar hacia un nuevo mundo”, relataba la revista Munsey el mismo año.

Para poder cabalgar, las mujeres defendieron el derecho a vestirse adecuada y cómodamente. La respuesta a la cuestión de la falda fue encontrada en los pantalones bombachos (Bloomers), que eran poco más que unos pantalones muy holgados, ceñidos en la rodilla. Serían apodadas como las "Bloomers", y fueron objeto de burla en la prensa y el acoso en la calle.


Era parte de todo un movimiento llamado “Rational Dress” (Vestido Racional) que surgió en 1881 en Londres, que luchaban contra cualquier moda en el vestir que, o bien deforme la figura e impidía el movimiento del cuerpo, o dañaba la salud. Una de las grandes protestas fue contra el uso de corsés fuertemente ajustados, el “tightlacing”, cuyo objetivo era la formación y modificación de cintura a través de la práctica de este uso extremo de esta vestimenta, y que llegó a causar mareos constantes en las mujeres de la época además de otros efectos graves en su salud. Pero también se actuó contra las botas y zapatos con punta de tacón alto o estrecho y las faldas muy pesadas.
 
El uso de la bicicleta no sólo tuvo muchos detractores por la nueva moda en el vestir. Se pensaba que podía romper la frágil unidad familiar, ya que la mujer podía viajar más allá de sus límites sin vigilancia e incluso podía "caer en brazos de otros hombres". Además, estaba el hecho de que no les esperaran en su hogar con las tareas hechas y los ojos dulces en vez de cansados.
 
La "cara de bicicleta" era una enfermedad inventada por algunos médicos ingleses de finales del siglo XIX que podía afectar en mayor medida a las mujeres que hicieran uso de sus bicicletas para desplazarse. Citando a un artículo de 1896, la publicación inglesa Cheltenham Chronicle afirmaba que “Se desarrolla tanta ansiedad aprendiendo a ir en el popular vehículo, (...), que afecta insensiblemente a los músculos de la cara y da incluso a la fisionomía más amplia y neutra una expresión de ansia y agobio que se mantiene durante el resto de la vida.”.

“Un rostro normalmente enrojecido, pero a veces pálido, a menudo con labios más o menos demacrados, un comienzo de ojeras oscuras y una expresión cansada”
relataba el Literary Digest en 1895.

Ninguno de estos avisos fue suficiente razón para dejar de pedalear hacia la libertad.



LA BICICLETA EN AFGANISTÁN

 

 
Las mujeres de Afganistán son hoy las que han de aguantar insultos y amenazas.
“Amamos la bici. Si nuestros hermanos pueden montar, ¿por qué nosotras no?”

“Para nosotras, la bicicleta es un símbolo de libertad”, cuenta Marjan Sidiqqi, de 26 años, al portal Yahoo News. Marjan, entrenadora de un equipo de ciclistas, subraya “No se trata de una reivindicación política: montamos en bicicleta porque queremos.”

“Mi hija está viviendo su sueño. Mis padres nunca me permitieron montar en bicicleta. No puedo dejar que eso le ocurra también a mi hija” dice Maria Rasooli, madre de una de las ciclistas.




LA BICICLETA EN ÁFRICA

 

Stan Engelbrecht y Nic Grobler, dos amigos amantes de la bicicleta y la fotografía, llegaron a recorrer más de 10.000 km conociendo las historias de algunos sudafricanos y su bicicleta, y lo llamaron "Bicycle Portraits". "Conocimos a gente muy interesante, pero sobre todo valiente, que pedalean cada día a pesar de los prejuicios o la inseguridad de los caminos”, afirmó Engelbrecht.

Los "chikudus", bicicletas hechas de madera en el Congo, son parte importante de la economía local y su elaboración es una ocupación calificada y prestigiosa. La población nativa de Mushaki, en la provincia congoleña del Norte Kivu, es un claro ejemplo de la pasión por estos vehículos.

En zonas rurales del continente africano, la bicicleta es algo más que un objeto para pasear.



LAS BICICLETAS EN INDIA 

 


El paisaje de India está salpicado de bicis. De hecho, la compañía india Hero Cycles es el mayor fabricante de bicicletas del mundo: 20.000 al día. Lo curioso es que hay quien hace de su bici su oficina, su tienda y el único origen de sus ingresos.

“Muchas de nuestras necesidades básicas llegan en bici a casa. Leche, pan, periódicos, té, helados, tarjetas SIM… No es solo un medio de transporte sostenible. Es el medio de vida de muchos individuos” afirma el ilustrador Sameer Kulavoor. A Kulavoor le interesa cómo cada usuario hace de su bici una extensión de su personalidad. Los dueños vuelcan toda su creatividad en el vehículo indisociable a su vida diaria. “Desarrollan su personalidad, reflejan su ocupación e incluso la historia de su vida”
“India tiene una población enorme y eso implica un consumo de energía brutal. Las bicicletas se consideran un vehículo de pobres. Pero la gente que usa bicis, en realidad, están contribuyendo en gran medida a reducir la huella de carbono al usar el poder de sus músculos para desarrollar sus oficios y vender productos”.

LAS BICIMÁQUINAS.

 


Otro uso aternativo de la bicicleta es la que se da en la localidad de San Andrés Itazapa, en Guatemala, los habitantes se han valido de su ingenio para crear bicimaquinas. El trabajo de poderosas máquinas industriales se ve reducido a “bicicletas” con las que basta pedalear para producir la energía que impulse el mecanismo de las mismas, y así sustituir la electricidad con que funcionan licuadoras, lavadoras, trilladoras, bombas de agua, molinos o despulpadoras.
"No utilizar combustibles que dañan nuestro medio ambiente. Ese es el éxito de nuestra organización." afirma con orgullo César Molina, presidente de Maya Pedal.


LA BICICLETA EN CHINA

 

Afortunadamente para el planeta, no todos los 1.350 miles de millones de China pueden adquirir un automóvil, así que las bicicletas son la única alternativa, sobre todo las eléctricas, de las que este país es el inventor.  Parece una buena idea, pero la energía que las carga necesita de muchas mejoras. Existen baterías de litio que se cargan con placas solares que viajan en el remolque, pero en China, la mayoría de las baterías son de plomo, altamente contaminantes. El problema de las baterías de litio es su precio, son más caras.

LA BICICLETA VERDE.

 


En Arabia Saudita, las bicicletas se ven de muy diferente manera. No es de extrañar que la 1ª película dirigida por una mujer de Arabia Saudita se centre en el deseo de una niña por tener una bicicleta verde. Se titula Wadja, que es como se llama la protagonista, y en ella, aparece una escena en la que su amigo le promete regalarle la suya. "Te regalo mi bicicleta!" le dice, al ver que la niña no consigue su bicicleta soñada. "¿Y como haríamos carreras?" le espeta ella, rechazándola.

Porque una bicicleta, sin ser tándem, se disfruta mejor en compañía, como las mejores cosas del mundo.


Para ver la película online y completa, enlace aquí:
http://gnula.nu/drama/ver-wadjda-la-bicicleta-verde-2012-online/


Fuentes:
"Elogio de la bicicleta" Marc Augé.
http://www.ciclosfera.com/la-bicicleta-un-arma-poderosa-por-la-igualdad-de-la-mujer-en-afganistan/
http://www.vox.com/2014/7/8/5880931/the-19th-century-health-scare-that-told-women-to-worry-about-bicycle
http://tweedridemadrid.com/2014/04/23/las-bicicletas-son-para-las-mujeres-como-la-bicicleta-les-dio-poder/
http://edant.revistaenie.clarin.com/notas/2009/02/21/_-01862904.htm
http://xroads.virginia.edu/~ug02/hendrick/women.html
http://news.yahoo.com/bicycle-metaphor-freedom-afghan-women-034034433.html
http://edition.cnn.com/2014/01/10/world/africa/intimate-photos-south-africa-cyclists/
http://blogs.20minutos.es/trasdos/2014/07/29/cara-de-bicicleta-enfermedad-mujer-bici/
http://www.pedalinghistory.com/PHfaq.html
http://grist.org/biking/2011-03-24-how-women-rode-the-bicycle-into-the-future-slideshow/
http://blogs.publico.es/strambotic/2014/07/carabici/
http://sociedad.elpais.com/sociedad/2011/09/15/actualidad/1316037616_850215.html
http://sevilla.abc.es/fotos-internacional/20111204/bicicletas-madera-congo-algo-89056.html
https://www.youtube.com/watch?v=Xz7zNgX54KE
http://www.yorokobu.es/ghodacycle/

martes, 2 de septiembre de 2014

La muerte infantil sin llanto: la leche en polvo de papá Nestlé.

"Lo que se les ha quitado a estas mujeres es su creencia en su capacidad de dar: "no tenemos nada que dar a nuestros hijos". Y así se cierra el ciclo de la dependencia económica. Del terreno autónomo al supermercado y del pecho autónomo a la leche en polvo enlatado: la estafa es total. Y sus consecuencias son mortales, ni más ni menos."

"El nordeste de Brasil es, en la actualidad, la región más subdesarrollada del hemisferio occidental. Gigantesco campo de concentración para 30 millones de personas, padece hoy la herencia del monocultivo del azúcar. (...) Más de la mitad de los niños que nacen muere antes de llegar a los 10 años." Eduardo Galeano, escritor.



Texto adaptado de la antropóloga médica Nancy Scheper-Hughes. "La muerte sin llanto" (1992)



"Existe una correlación directa y positiva entre lactancia materna y supervivencia infantil. Un estudio patrocinado por el gobierno de Sao Paulo descubrió que el 32% de los infantes alimentados con biberón estaban desnutridos, mientras que sólo lo estaba el 9% de los alimentados con leche materna.



Los niños alimentados con biberón están expuestos a la contaminación del agua al consumir preparados de leche en polvo, así como a los gérmenes que pueden haber en biberones, pañales, platos y cucharas sin esterilizar y a las carestías en el suministro y distribución de la leche en polvo.



Las evidencias son tan incuestionables que algunos gobiernos han acometido iniciativas para acabar con esta práctica de alimentar al bebé con biberón. En 1977, en Papúa Nueva Guinea se aprobó una legislación que marcaba la obligatoriedad de llevar recetas para comprar biberones y pañales de plástico. En 1980, el gobierno sandinista de Nicaragua puso en práctica reglamentos laborales que permitían a las madres amamantar a sus hijos en los puestos de trabajo y que restringían la venta de preparados de leche en polvo infantil.



A pesar de este tipo de medidas, en el tercer Mundo, a cada generación que pasa hay menos madres que dan de mamar a los hijos, especialmente donde el trabajo asalariado para las mujeres son incompatibles con el amamantamiento. En Brasil, el abandono a la lactancia materna ha sido vertiginoso: del 96% a menos del 40%. 



La comida infantil básica, el mingau (mezcla de leche en polvo, harina de mandioca, azúcar y agua), lo recibe el recién nacido ya en el segundo día de vida. El calostro maternal se menosprecia como una sustancia "sucia". No es extraño que haya tantos recién nacidos que no muestren interés por el pecho cuando les es ofrecido. En poco tiempo, la leche maternal "falla". A los niños del Alto do cruzeiro (Cerro del Crucifijo) no se les pone el pecho bastante rato, o lo bastante hambrientos, después del mingau. Las mujeres no favorecen la secreción de leche y ven un descenso gradual en su leche. Las madres de la favela, como tantas mujeres en otras partes del mundo, explican que no dan de mamar a sus hijos porque no tienen "suficiente leche".



- "Es fácil para ti decir que deberíamos amamantar a nuestros bebés pero, mira esto, nuestros niños pueden chupar y chupar y lo único que vana  sacar de aquí es sangre o pus"




- "Y por qué?"




- "Porque estamos totalmente debilitadas, desgastadas, acabadas. No tenemos nada que dar a nuestros hijos, ni siquiera nuestra propia leche."



Era inútil intentar convencer a las mujeres de que la leche de sus pechos era tan buena como cualquier otra. Oí a decenas de mujeres decir que estaba "mala", salada, infectada, acuosa..., como una poderosa metáfora que habla de la escasez y aspereza de sus vidas de mujeres.



La compra semanal de una lata de cuatrocientos gramos de leche en polvo constituye una preocupación constante en el Alto do Cruzeiro. Es el más caro de los productos alimenticios, una quinta parte del ingreso familiar. Existe la creencia de que es necesario dar al recién nacido un buen comienzo en la vida usando el más caro y especializado de Nestlé, Nestogeno, fácilmente reconocible por su etiqueta púrpura brillante con un bebé gordo durmiendo placidamente. 



Existen muchos tipos de latas y cajas de leche en polvo, una mañana pude contar hasta once variedades diferentes, la gran mayoría de Nestlé. Llegaba a ocupar un pasillo entero del supermercado. Es una lástima que las mujeres analfabetas no puedan leer las diminutas advertencias impresas en la etiqueta (una concesión de la empresa para poner fin al boicot de 1978):



"Antes de consumir esta leche, asegúrese de consultar con su médico"


"Los preparados de leche en polvo sólo deben administrarse a niños sanos"


"La leche de la madre es la mejor leche para los niños"


"No olvide sostener a su bebé mientras lo alimenta"


"No mezcle este preparado sin hervir antes el agua"


"No prepare más de un biberón de leche a la vez si no dispone de refrigeración"



En cualquier caso, aquí la mayoría de las advertencias están fuera de lugar. ¿Qué mujer tiene refrigeración en el Alto? ¿Qué madre puede asesorarse con un médico antes de preparar el mingau? ¿Quién puede permitirse hervir el agua, cómo va una madre a sostener a su bebé cada vez que come si cuando se va a trabajar lo tiene que dejar en una hamaca?



Las mujeres del alto reconocen que no todos los niños toleran el mingau, y cuando se produce las primeras diarreas y vómitos, experimentan con otros tipos de mingau, pero nunca se le da el pecho como alternativa. Los bebés se mueren de una inercia debilitadora, diarreica y deshidratadora, la plaga comerciogénica de la actual generación de bebés del Alto.



La generación más vieja de mujeres criaban a sus hijos en plantaciones donde el amamantamiento y el trabajo no resultaban tan incompatibles y donde abundaba la leche de vaca. A mediados de los sesenta, el programa de Comida para la Paz de Estados Unidos distribuía gratuitamente leche en polvo. Pero las mujeres se mostraban recelosas, pensaban que estaban hechas de "plantas" (quizás querían decir de soja), algunas decían que estaba hecha con cal, y los comunistas decían que estaba hecha con huesos de niños molidos. Las mujeres me hicieron saber que producía diarreas, vómitos y ceguera en sus hijos. Mucho después supe de la "ceguera nocturna", generada por una deficiencia de vitamina A en los bebés que se han alimentado exclusivamente con preparados hechos de leche desnatada en polvo. Quizás los comunistas no estuviesen tan desencaminados. El programa de Comida para la Paz acabó por fomentar entre la población una dependencia a la leche en polvo que después sería aprovechada por Nestlé y otras compañías.



Pero ¿por qué abandonaron las mujeres del Alto su resistencia inicial a la
leche en polvo? ¿Cómo se han convertido en ávidas consumidoras de un producto que no necesitan, que no pueden permitirse comprar y que contribuye a la muerte de sus hijos? Seguramente no es lo mejor preguntar a una mujer pobre que está al frente de una familia con cuatro o más hijos dependientes, además del bebé, cuales son sus opciones o preferencias de alimentación infantil. Si "prefiere" vivir, tendrá que trabajar, y el biberón es la única "elección" posible. Esos científicos sociales y antropólogos que abogan por la libre elección de las mujeres fomentan una noción burguesa de libertad que pasa por alto la coacción a la que se ven sometidas las vidas de las mujeres. Sus elecciones no se dan en una especie de vacuo de libre mercado, sino en un contexto más amplio de "necesidad".



La negra Irene daba el pecho a sus hijos hasta que volvía a trabajar. Sus "patroas" nunca le hubieran dejado entrar en casa si hubiesen llegado a sospechar que ella estaba lactando. "Dá nojo!" (da asco) exclamaba. No podía correr el riesgo de que de repente se mojase la blusa, mientras servía una comida familiar. "Haría que todos perdiesen el apetito"



En la transición de la agricultura de semisubsistencia al trabajo asalariado, la comida que crecía en el propio roçado (terreno) también pasó a una mercancía empaquetada.



Por otra parte, en las relaciones entre sexos se producen cambios radicales que acaban fomentando el biberón.



Mientras trataba de instruir a una joven madre en el delicado arte de dar el pecho, la chica no pudo contenerse su alegría al mostrarme el regalo de una persona "especial". Se me puso la cara larga cuando vi que se trataba no de una, sino de varias latas de Nestogeno de Nestlé. El padre de la criatura había aparecido, y las bonitas latas simbolizaban el nuevo certificado de nacimiento y la prueba de que ella también era reclamada. Una madre que amamanta a sus hijos se interpreta como un síntoma de que o bien es una mujer abandonada o que su marido no la provee ni a ella ni a su prole. También puede significar que el marido ya no está sexualmente deseoso del cuerpo de su mujer, dejando que sus tetas se arruinen. La definición de padre en el Alto do Cruzeiro corresponde al hombre que llega una vez por semana con la prestigiosa lata de etiqueta purpurina de Nestlé. 



Creo que dar el pecho no es más natural o menos cultural que cocinar, pero es una forma de praxis corporal. La incapacidad percibida de amamantar reafirma el deterioro, ya bastante acentuado, de valor interno, autoestima y autosuficiencia, todo lo cual lo encarna el acto autónomo de dar el pecho a un recién nacido. Lo que se les ha quitado a estas mujeres es su creencia en su capacidad de dar: "no tenemos nada que dar a nuestros hijos"


Y así se cierra el ciclo de la dependencia económica. Del roçado autónomo al supermercado y del pecho autónomo al Nestogeno enlatado: la estafa es total. 
Y sus consecuencias son mortales, ni más ni menos."



(Dice Scheper-Hughes en un escrito más actual: "Hoy en día, las mujeres jóvenes del Alto pueden esperar a dar a luz a tres o menos niños, para ver que todos ellos viven por lo menos hasta la adolescencia. En 2001 en Timbaúba, los nacimientos infantiles habían disminuido de manera tan precipitada que parecía una huelga reproductiva de los trabajadores. En lugar de los más de 200 niños y menores de mortalidad anual de la década de 1980, a partir de la década de 1990 había menos de 50 muertes infantiles registradas por año." http://www.naturalhistorymag.com/features/282558/no-more-angel-babies-on-the-alto-do-cruzeiro)

La leche materna era algo prohibitivo, por los propietarios de las plantaciones de azúcar y por las patroas burguesas (dueñas de la casa) para quienes las mujeres del Alto tenían que lavar y limpiar la ropa, cocinar y servir comidas. Hoy en día, ya no existen esos puestos de trabajo.)

viernes, 22 de agosto de 2014

No estoy aquí, no estoy en ninguna parte: el teléfono móvil.

"Llamamos o recibimos llamadas precisamente para no estar allí donde estamos. Ese rescoldo tenaz y desazonador que queremos olvidar lo antes posible que es nuestro cuerpo. El ágora capitalista es esta imagen: la de una plaza donde se reúnen miles de personas para darse la espalda unas a otras y declarar por teléfono a miles de ausentes diferentes: “No estoy aquí”, “no estoy en ninguna parte”. Santiago Alba Rico, filósofo.



"La vida nos parece que es la vida dentro de la pantalla. La gente puede pensar que cuando sale en la pantalla, existe. Hay una telerrealidad muy potente. La gente lleva aparatos que la relacionan permanentemente con el exterior: teléfono móvil, iPhone... Y contra esta ilusión sólo se puede luchar con la educación." Marc Augé, antropólogo.


Alrededor del mundo, más de 3.000 millones de usuarios se comunican por el móvil. 

Los móviles, según la antropóloga japonesa Mizuko Ito, establecen nuevas maneras de contacto social. "El espacio urbano está altamente personalizado, ya no es un sitio de anonimato. Los jóvenes están en contacto social incluso cuando están solos (...). A pesar de que el entorno urbano está siendo homogeneizado por la afluencia de franquicias, los teléfonos móviles se convierten en dispositivos para personalizar y personalizar hasta el más genérico de los lugares urbanos."

Pero también genera miedos, como los generados por los primeros teléfonos fijos, como cuenta la socióloga Amparo Lasen "como la creencia a finales del XIX de que los teléfonos podían contagiar enfermedades infecciosas, como la tuberculosis o la gripe. (...) como en el caso del rumor extendido en 1885 en Montreal acerca de una epidemia de viruela que se contagiaba por el aliento humano a través del teléfono." 

"Así, en Estados Unidos y Gran Bretaña a finales del XIX, publicaciones médicas trataban del exceso de presión en los oídos y de la excitación nerviosa producidos por el teléfono, que provocaban mareos, patologías mentales y adicción. 

Hoy, "suscitan temores por la fluidez y accesibilidad social que generan, la desaparición de las barreras sociales que distinguen espacios (públicos y privados, laborales y domésticos...), tiempos, relaciones entre individuos de distinto género, edad, raza, clase..." 

En cualquier caso, explica la socióloga, la paradoja del móvil es su capacidad de reducir la soledad y aumentar el sentimiento de seguridad psicológica y física incluso, al tiempo que produce angustia, tensión y estrés por la posibilidad de contacto permanente, de verse continuamente interrumpidos. "La compañía de seguros de accidente británica Accident Group despidió enmayo de 2003 a más de 2000 empleados, a muchos de ellos el anunció les llego a través de un SMS enviado por los empleados de recursos humanos a susmóviles de trabajo fuera de las horas de oficina, evitando así una primera reacción colectiva a la noticia dentro de los locales de la empresa." Los móviles dan mayor flexibilidad, pero causan ansiedad cuando no lo tienen. ¿Habré perdido alguna llamada importante? 

Tanya Luhrmann, antropóloga y responsable de una investigación sobre 200 estudiantes propietarios de un iPhone, contó que "una de las cosas más llamativas que pudimos comprobar durante las entrevistas fue el grado de identificación de los encuestados con su iPhone. Y no era tanto por el objeto mismo, sino por la cantidad de información personal que contenía, tanta que se había convertido en una especie de extensión de su mente y de su vida social. De algún modo, era como si el iPhone hubiera capturado una parte de su identidad". El 75% de los jóvenes participantes en el estudio admiten que se meten con su iPhone en la cama al irse a dormir, y hasta un 69% aseguran que es mucho más probable que se olviden de la cartera al salir de casa que de su preciado teléfono.

Sea como sea "El denominador común entre culturas, independientemente de la edad, el sexo y el contexto es: llaves, dinero y, si tienes uno, el teléfono móvil. ¿Por qué estos tres objetos? Sin querer parecer exagerado, esencialmente se trata de supervivencia." asegura Jan Chipchase, investigador de diseños de una famosa marca de telefonía móvil.

Antti Kujala, su colega, explica su trabajo: "Nuestro proceso comienza con un
equipo de antropólogos y psicólogos que trabajan en nuestro grupo de diseño. Ellos invierten tiempo en la observación de cómo tipos específicos de personas en todo el mundo se comportan y se comunican. (...)" 

"Por años los antropólogos han estado estudiando como hace la gente de las zonas rurales para superar las barreras de la comunicación, para enfrentar su vida diaria. Uno de los factores determinantes fue el costo, lo cual significaba que el uso de los móviles era compartido por varias familias o villorrios."

En barrios pobres de Nairobi, se forman clubes en los que los miembros aportan un dinero en común para comprar teléfonos móviles para todos los miembros, y realizan sorteos para ver en qué orden los consiguen. La financiación comunitaria nunca ha sido asunto de estas empresas de telefonía móvil, pero saben que tienen que innovar para alcanzar a esos mil millones de clientes emergentes de escasos recursos económicos.

En países emergentes como India o China, la economía sumergida, es la norma. Existen redes comerciales informales de reparación de móviles y comercialización de móviles “piratas” que copian diseños de marcas o venta de software también “pirata”. El antropólogo Jaris Mujica hizo un estudio titulado "Mercado Negro: estrategias informales para acceso a la telefonía movil", limitado en Hatary Llacta en El agustino, Lima. 

"La construcción de un mercado formal creciente y amplio marcha de la mano con la construcción de un mercado informal (también creciente y amplio) y con prácticas que escapan, rebasan o quiebran la normatividad sobre la telefonía". 

La conclusión es que dichos actos de corrupción no son intentos de subvertir el orden del sistema, sino una manera alternativa para poder ingresar en el mismo sistema, mediante mecanismos más asequibles, más fáciles, más baratos y al margen. Para muchos, es la única manera.
Las empresas de telefonía móvil lo saben, y han decidido no dar la espalda a este mercado alegal: saben que estos consumidores constituyen por su número uno de los mercados de mayor volumen. De esta manera, "aprenden" o sacan ventaja de las innovaciones alternativas de estos usuarios para, posteriormente, venderlas en forma de “nuevos” productos y servicios.

Un caso claro es el que cuenta Jan Chipchase sobre los servicios callejeros de carga de móviles que ha observado en Kampala, Uganda, y en otras zonas donde el acceso a la electricidad es muy limitado. Las empresas, a sabiendas de estos servicios callejeros, sacan ventaja del tiempo de espera de los usuarios en el que sus baterías se recargan, para ofrecerles una nueva oferta de sus servicios. 


Otro ejemplo es la utilización de furgonetas para llegar a sitios donde no existe red comercial y donde muestran sus productos y enseñan como utilizarlos.
“En algunos países hay una cultura de ‘hackers callejeros’ que logran que los teléfonos duren más tiempo de lo que corresponde a su vida natural” cuenta Jan Chipchase.

"Hemos empezado a observar que el teléfono móvil se usa como una forma primaria de proyectar tu identidad. Por ejemplo, en la Uganda rural, si vives en una comunidad que no tiene nombres de calles, la gente escribe el número de su móvil sobre la puerta de la casa." 

El antropólogo Daniel Miller explicaba como, en Jamaica, las personas religiosas consideraban que los tonos de llamadas eran una ofensa secular, por lo que seleccionaban tonos de música religiosa para sus aparatos. De esta manera, utilizaban los aparatos para reafirmar su identidad y como un elemento de cohesión social entre los miembros de grupo.

"En Uganda", continua Chipchase, "la gente usa el teléfono como una especie de sistema de transferencia de dinero. Compran una tarjeta de prepago en la ciudad, llaman a un locutorio telefónico de su pueblo, le leen el número asociado al crédito de la tarjeta, de modo que el operador del locutorio pueda añadirlo a su propia cuenta telefónica, y después le piden que el montante del crédito, en efectivo, se lo den a un familiar que tengan en el pueblo, por ejemplo, una hermana. "Sente" significa dinero en Uganda, pero también "enviar dinero para cargar saldo""

(En Japón parece ser el medio de pago común en transporte público y máquinas de vending). 


"En Ghana observamos que los usuarios suelen comprar dos o más tarjetas SIM, una para cada operador telefónico. Allí, algunos clientes disponen de una pequeña placa de metal con unos circuitos. Cogen la tarjeta SIM, le quitan el plástico, conectan dos circuitos integrados de tarjeta SIM para convertirlos en uno y vuelven a instalar esa tarjeta “dual” en el teléfono."

Quizás el ejemplo más extremo de uso alternativo del móvil, y que no cuentan estos diseñadores, es la que se da en la sociedad Ambonwari de Papua Nueva Guinea. Los nativos creen que los teléfonos celulares son extensiones de sus dueños y se pueden utilizar para estar en comunicación con los difuntos.


"Es una convicción general", escriben los antropólogos Telban y Vavrova, "que una vez que la gente sabe los números de teléfono de sus familiares difuntos, pueden llamar y pedir a los espíritus que pongan dinero en sus cuentas bancarias."

Cuando un proveedor de red de telefonía móvil comenzó a introducir los teléfonos celulares a la aldea en 2007, la abrazaron con entusiasmo. A pesar de que su servicio era, y sigue siendo, esporádico (deben viajar a las colinas de pueblos cercanos para tratar de obtener cobertura, y rara vez pueden juntar suficiente crédito para una conversación real) han encontrado otros usos para sus teléfonos: de relojes, antorchas, reproductores de música o simplemente juguetes. "Les encanta jugar con los teléfonos", dice Telban. No tienen crédito suficiente para una conversación real. Pero no importa. "Se limitan a decir hola."










Fuentes:
http://www.abc.es/20100309/ciencia-tecnologia-tecnologia-telefonia-redes/estudio-confirma-iphone-adictivo-201003091051.html
http://academic.evergreen.edu/curricular/evs/readings/itoShort.pdf
http://revistas.ucm.es/index.php/POSO/article/view/POSO0606220153A
http://www.seer.ufrgs.br/intexto/article/download/3457/4131
http://www.newrepublic.com/article/118216/cell-phones-papua-new-guinea-used-call-dead-people
http://www.quo.es/tecnologia/jan-chipchase/algo-mas-que-un-medio-de-comunicacion
http://bifea.revues.org/3054
http://andreanaranjo.wordpress.com/2008/07/11/mercados-emergentes-innovacion-y-antropologia-telefonia-movil/
http://w2.bcn.cat/bcnmetropolis/arxiu/es/page9763.html?id=21&ui=278

martes, 12 de agosto de 2014

Los Hmong y Gran Torino: Goog morning Vietnam .

(c) Réhahn Croquevielle
"Tengo más en común con esta gente que con mis propios hijos consentidos y malcriados"  Walt Kowalski (Clint Eastwood) en "Gran Torino" 

En Vietnam, las minorías étnicas habitan sobre todo en el norte, en tierras montañosas donde se refugiaban y protegían sus tradiciones. Los Hmong, originarios de Siberia, es una etnia de más de 5 millones de personas que actualmente viven entre Laos, Vietnam y China, así como en otros países asiáticos cercanos. En Vietnam se instalaron en las montañosas del nordeste, cerca de Laos y cerca de las fronteras chinas, en las tierras todavía desocupadas por ser poco productivas pero que los hmong supieron sacar provecho con trabajo y esfuerzo y siguiendo su propia aspiración de autonomía e independencia territorial. 

Con excepción de los Hmong de la provincia de Sa Pa, que se les llama "Hmong negros" debido a su ropa predominante negra, los trajes tradicionales de los Hmong son especialmente floridos, al igual que los trajes que utilizan los Hmong de China, más conocidos como el pueblo Miao (aunque es un término despectivo que hace alusión al salvajismo y barbarie).

(c) Réhahn Croquevielle
La guerra de Vietnam acabó en 1972, pero hay hmong que todavía la tienen presente. En 1961, en la guerra de Vietnam, la CIA estadounidense reclutó a 20.000 hmong para luchar en la “Guerra Secreta” de Laos, en la que murieron en silencio más de 350.000 personas y multitud de hmong. Cuando Estados Unidos perdió y salió de Vietnam, dejó a los hmong abandonados y vulnerables. Los gobiernos de Laos y Vietnam comenzaron el genocidio de la población hmong con armas biológicas y químicas y Estados Unidos ignoró incluso “la lluvia amarilla” sobre este pueblo, por lo que la gran mayoría (alrededor de 100.000 hmong) no tuvieron otra salida que huir y establecerse en los Estados Unidos. Más de 100.000 trataron de huir hacía Tailandia, pero sólo 40.000 lograron llegar allí.


Aún hoy, un grupo de soldados hmong de Laos se resisten a dar por finalizada la guerra. La primera vez que se supo de ellos fue durante una expedición en 2003 de dos periodistas extranjeros. Cuentan que, al verles, estos Hmong se arrodillaron mientras lanzaban alaridos de felicidad, convencidos de que los reporteros eran enviados americanos que llegaban para anunciar el final de una guerra que en realidad había terminado décadas antes. Muchos siguen todavía escondidos junto a sus familias, desplazándose como fugitivos por la jungla sembrada de bombas aún sin explotar, alrededor de lo que fue la segunda ciudad más grande del país, Long Chen.

(c) Réhahn Croquevielle
Long Chen es ahora "La ciudad fantasma". El lugar más secreto del mundo. Desde aquí, en la clandestinidad más absoluta, la CIA organizó el más intenso bombardeo de una población civil de la Historia, donde cayeron más bombas que todas las bombas estadounidenses lanzadas en la Segunda Guerra Mundial, dos toneladas por cada laosiano, en un intento por cerrar el paso a los comunistas.  «Viven de lo que les da la selva, duermen en los árboles y de vez en cuando nos atacan en emboscadas», explica Kham, uno de los soldados del Ejército de Laos, a un grupo de periodistas. «Hace poco se nos entregaron 30 de ellos, surgieron del bosque como fantasmas. Algunos habían nacido en la jungla y no habían visto la civilización».



¿Pero como llegaron los hmong a alistarse en el ejército de EEUU en la Guerra de Vietnam? 


(c) Réhahn Croquevielle
Washington eligió Long Chen (Valle Claro) lugar aislado por montañas y con espacio suficiente para construir una base secreta con pista de aterrizaje. Así, surgió una ciudad entera de tiendas de provisiones y barrios totalmente clandestinos formada por 40.000 guerrilleros de la etnia Hmong y sus familias. Richard Nixon aseguró en 1969 que iba a retirar las «fuerzas de combate americanas» en el país, cuando ya llevaban cinco años bombardeando Laos en secreto. De hecho, crearon una réplica de la base original al otro lado de las montañas para mantener esa imagen pacífica a los visitantes internacionales. «Aniquilamos a toda una civilización. La borramos del mapa. Incineramos a todo un pueblo», dice Fred Branfman, el estadounidense activista que denunció por primera vez la Guerra Secreta cuando se encontró con miles de refugiados laosianos huyendo de los bombardeos en 1969. Mientras, la mayoría de las víctimas nunca supieron porqué aquellas bombas caían en sus tierras pacíficas, ya que desconocían esa base militar. «Nunca entendí y todavía no entiendo por qué nos bombardearon de aquella manera si nosotros no estábamos en guerra y no les hicimos nada», cuenta Kham, un desactivador de explosivos. Cada día muere una persona por la explosión de artefactos sin detonar, la mayoría niños en busca de la chatarra de las bombas, para conseguir algo de dinero, construir sus casas y sus propias prótesis.


Pero los hmong sí conocían el secreto. Los americanos les eligieron por su

valor y su resistencia, pero sobre todo porque habían vivido aislados y excluídos por el resto de la población. El dinero y la promesa de apoyarles en crear una patria propia en Indochina, hicieron el resto. Long Chen, El lugar más secreto del mundo, fue lo más cerca que estuvieron nunca de lograr su sueño. «Pagaban bien. La vida era fácil. Podía coger un avión y marchar a cualquier sitio. Era una persona importante y pensé que ganaríamos. Perdimos», cuenta Kumuang. Quizás la mayoría de los hmong también desconocían que Vang Pao, el militar que les daba órdenes, aprovechó los aviones que le proporcionaba Air America para traficar con opio y heroína a todo el sudeste asiático y para venderlo a los propios militares norteamericanos para su consumo.

Pero los EEUU les abandonaron a su suerte. Es más, en 1991, les interesó reconstruir “la amistad” con los países asiáticos y financiaron “la repatriación forzada” de los hmong refugiados a su país de origen, donde volvieron a sufrir persecución, opresión y "desapariciones". 

Y mientras, en EEUU "Seguimos adelante gastando enormes cantidades en armamentos. En EEUU casi no se hace distinción entre socialismo y comunismo, lo que indica que la posibilidad de avanzar en la guerra contra la pobreza, una guerra que comenzó en los 60, a la vez que la guerra contra Vietnam, ha desaparecido casi completamente. Hemos comenzado a admitir públicamente que perdimos la Guerra de Vietnam, fue la primera guerra que perdió EEUU, pero no hemos admitido que hemos perdido otra guerra, la de la pobreza, y las dos guerras están ligadas. Pensamos que tenemos que recuperar nuestro orgullo como nación, y estamos ignorando la pobreza." dijo el antropólogo Marvin Harris en una entrevista en 1985.

(c) Réhahn Croquevielle
Actualmente, el Gobierno de Laos asegura que la «traición» de los hmong ha sido perdonada. «Esta gente no tiene nada que temer. Son laosianos y regresan a su casa», aseguró Khenthong Nuanthasing, un portavoz del Gobierno comunista.

Mientras, los hmong siguen viviendo pacíficamente en Laos, Vietnam, China y en otras tierras como EEUU. 

(c) Réhahn Croquevielle
El fotógrafo Réhahn Croquevielle sabe captar las miradas humanas y cálidas y los surcos en la piel que cuentan más historias que las que pueden contar sus bocas. Historias sabias, pero humanas. Risueñas pero melancólicas. Generosas, pero respetables. Solidarias, pero libres, muy libres.

¿No te recuerdan estas mujeres a alguien, a cualquiera de cualquier lugar, a cualquier mirada humana?:


(c) Réhahn Croquevielle
Este tipo de miradas fotografiadas son la que hacen del mundo un lugar de semejanzas, más cercano, más hogareño. Las fotografías de Réhahn te dicen "El mundo es tu hogar de muchas habitaciones, donde podrás  tropezar con tu familia en cualquier rincón. Solamente, viste de pijama."

www.rehahnphotographer.com https://www.facebook.com/Rehahn.Photography

La película "Gran Torino" llegó a la productora de Eastwood de la mano de Nick Schenk, guionista novel. "La cultura hmong es un tanto invisible", afirma Schenk. El personaje de Walt Kowalski parece ser un racista impenitente, pero según va relacionándose indirectamente con la gente hmong que se ha mudado a su barrio, las capas de hostilidad desaparecen. 

"No quiere tener nada que ver con esa gente", comenta Clint Eastwood. "Cambia cuando se da cuenta de que son inteligentes y muy respetuosos con los demás, y creo que él admira eso. Tiene una frase en la película en la que dice, 'Tengo más en común con esta gente que con mis propios hijos consentidos y malcriados' y eso lo dice todo. Es interesante y a veces divertido, ver cómo empieza con un montón de prejuicios y cómo van avanzando esas relaciones".

"Parte de la tragedia es que mucha gente no entiende el papel que desempeñaron los hmong en la Guerra de Vietnam", comenta Paula Yang, una asesora hmong a la que consultaron los realizadores antes de empezar a grabar. "Cómo llegamos a los Estados Unidos y cuántos de nuestros soldados y civiles desaparecieron durante la guerra, sigue siendo un misterio. Los mayores no hablan de esto. 
Son muy humildes... 
...y hay muchas historias tristes...".



Fuentes:
https://www.youtube.com/watch?v=USDD8XJrKjI
http://www.lahiguera.net/cinemania/pelicula/3938/comentario.php
http://www.elmundo.es/suplementos/cronica/2010/743/1263078004.html
http://elbauldejosete.wordpress.com/2008/03/13/hmong-combatientes-eternos/
http://notas.org.ar/2014/08/06/tragedia-laos-ayer-hoy-parte-ii/
http://www.aljazeera.com/news/asia-pacific/2008/03/2008525173612374361.html