domingo, 18 de septiembre de 2011

Los Pirahã de lengua extraña y el misionero que se hizo ateo.

"Los pirahã tienen una lengua sin números, sin pronombres, sin colores, sin tiempos verbales, sin oraciones subordinadas y con sólo ocho consonantes (siete en el caso de las mujeres) y tres vocales"
“Restringen la comunicación a la experiencia inmediata”
“No hay entre los Pirahãs memoria individual o colectiva más allá de dos generaciones y ninguno es capaz de recordar los nombres de sus cuatro abuelos”
“Nadie debería extraer la conclusión de que el lenguaje Pirahã es primitivo. Tiene la morfología verbal más compleja de la que yo sea consciente. Los Pirahã son la gente más brillante, agradable y divertida que conozco.       
Daniel Everett, lingüista exmisionero, actualmente ateo.


La historia comienza así: Un misionero cristiano es enviado al Amazonas, a la ribera del río Maici, para aprender la extraña lengua de una tribu de más o menos 200 personas y así poder predicar. 

Se dedica a investigar la lengua y cultura de la tribu. Años más tarde descubre que la lengua que esta estudiando no es una lengua cualquiera: una lengua sin números, sin pronombres, sin colores, sin tiempos verbales, sin oraciones subordinadas y con sólo ocho consonantes (siete en el caso de las mujeres) y tres vocales, los pirahã se comunicaron con el misionero durante 25 años que duró su estancia entre ellos. Esta experiencia cambia sustancialmente la manera de pensar del misionero: no sólo abandona la prédica religiosa, sino que se hace ateo después de las irrupciones de los indígenas por probar empíricamente lo que el religioso predicaba. Su mujer se divorció de él, y los misioneros le retiraron el subsidio.

Bueno, aunque parezca mentira, nada de esto es ficción: el nombre del protagonista de esta historia es Daniel Everett y la lengua de la que estoy hablando es la lengua Pirahã.

Si quieres conocer en profundidad las aventuras de Dan en el Amazonas, puede comprar su reciente libro Don’t Sleep, There Are Snakes: Life and Language in the Amazon Jungla. (“No duermas; hay serpientes”, la forma de los pirahã para decir buenas noches).También se puede optar por esperar al estreno de la película, por cuyos derechos ya hay tratativas…

¿Pero es tan especial esta lengua?

La lengua pirahã es una lengua aislada. Esto quiere decir que ya han dejado de hablarse las lenguas que estaban emparentadas con ella. Este caso no es único, por ejemplo el vascuence es también una lengua aislada.
Es una lengua que se puede silbar: también se comunican silbando, especialmente cuando van de caza, al igual que hacían los habitantes de la isla La Gomera.

Sobre los pocos fonemas (ocho consonantes y tres vocales), puede parecer increíble que todo un idioma pueda construirse con un número tan escaso de letras. Ellos tienen tres vocales y nosotros cinco, sí. Pero no está de más recordar que el catalán tiene ocho. Y que el latín tenía diez. Aun así, sí, es cierto que es increíble que con once fonemas se puedan construir infinitos mensajes. ¿Pero no es igual de increíble que cualquier idioma pueda transmitirse en lenguaje binario, un idioma con sólo dos «fonemas»: cero y uno? Sin ir más lejos, es el idioma que utiliza la red para traducir tus pensamientos a tu ordenador.

En cuanto a los colores, Dan Everett se muestra escéptico con sus propias afirmaciones. Por lo visto se sospecha que los pirahã toman como una especie de broma el hacer creer a los investigadores que no distinguen los colores.

¿Y qué pasa con los números? Es extraño, ciertamente, que los pirahã carezcan del número dos y del número tres. Pero en esloveno, por ejemplo, existe el número dual. Esto es: los eslovenos tienen un morfema especial para hablar específicamente de «dos perros». Seguramente, un esloveno encuentra increíble el hecho de que nosotros no tengamos más manera de hablar de dos perros que añadiendo otra palabra al plural (en este caso, el número «dos»). Además, el hecho de que los pirahã distingan entre un pez (hoy) y varios peces (Hoi) prueba que en su sistema conceptual existe el número, y el que sepan duplicar un montón de exactamente cinco frutas demuestra que la carencia del número cinco en su léxico no les priva de dicho número en su mente.

Puede ser que en occidente estemos demasiado acostumbrados a las lenguas estándar medias europeas, ya que prácticamente todas proceden de una protolengua común, el indoeuropeo, y porque una parte enorme del léxico de todas procede de fuentes latinas o griegas. Según Everett, los pirahãs no requieren recursión (oraciones subordinadas: realizar frases complejas, una dentro de la otra) porque se limitan a referir cosas inmediatas (sólo hacen referencia a eventos y cosas que han visto o presenciado ellos mismos o alguna persona otra persona que conozcan), para lo que les basta y sobra con cláusulas simples. Quizás sea esa la razón por la que no hacen uso de la recursividad.
"¿Quién creó las cosas?", les preguntó Everett. "Todo es lo mismo", respondieron los indios, queriendo decir que nada cambia y por lo tanto nada fue creado.

Bien claro, ¿no?

El eurocentrismo puede que nos ciegue a la hora de darnos cuenta de que quizás la lengua de los pirahã no sea tan extraña, sino simplemente diferente. Y que todo tiene su contexto. Según Everett, tras ocho meses de lecciones, los propios Pirahã abandonaron: ninguno fue capaz de contar más de tres, ni responder correctamente a sumas de uno más uno o tres más uno. Tampoco fueron capaces de aprender otro idioma que no fuera el suyo. "Tenemos la cabeza diferente", dijeron entonces los indios. Tan diferente, que se llaman a sí mismos "cabezas rectas", mientras los extranjeros son para ellos "cabezas torcidas".

“Los Pirahã son la gente más brillante, agradable y divertida que conozco. La ausencia de ficción formal, mitos, etcétera, no significa que no jueguen, mientan o no puedan hacerlo. De hecho, disfrutan mucho haciéndolo, particularmente a mis expensas, siempre con buena intención” dice Everett.

¿Quien nos dice que lo que hace únicos a los pirahã no sea el bromear a costa de un cabeza torcida testarudo vendedor de otros dioses durante 25 largos años?

O quizás nosotros seamos los cabeza torcidas capaces de catalogar otra cultura ancestral en un producto exótico y llamativo para el mercado (Noam Chomsky y sus discípulos así lo temen) y deseamos que toda la humanidad tenga la cabeza como la nuestra, torcida.

De todas formas, hasta que no vuelvan a estudiar esa tribu, no podremos saberlo. Mientras, tenemos la experiencia de este hombre que, sea como fuere, vivió con ellos 25 años y cambió drásticamente sus creencias: se hizo ateo.



“-¿Jesús es moreno como nosotros o es blanco como tú?
- No sé, no lo he visto
- ¿Qué dijo tu papa? Porque tu papa seguro que lo vió.
- No, él nunca lo vió.
- Oh, ¿y tus amigos que lo vieron que dicen?
- No, en realidad no conozco a nadie que lo haya visto.
-  ¿¿¿Entonces para qué nos hablas de él???”




7 comentarios:

CCortés dijo...

Te felicito por tu blog, muy interesante. Llegué a el en busca de información de los Zo'é.

Saludos antropologicos desde Chile.

Noemi dijo...

Gracias un abrazo!

Anónimo dijo...

los INDIOS respondieron???!!! nacieron en India o el que redacto este articulo es ignorante.

Anónimo dijo...

Hoy han echado un documental en la tele sobre esta tribu. Parece que ya están siendo " normalizados", ya que les han instalado en un poblado un pequeño hospital y una escuela donde les enseñan los números. Una pena. Es muy interesante la historia de Everett y la tribu. Saludos

Alberto dijo...

Muy buen post. Lo mejor que he encotrado después de buscar un buen rato información sobre el tema. Casi todos los artículos se centran en la supuesta excepción lingüistica de la ausencia de recursividad de la lengua Pirahá, pero este es algo más amplio. Aunque sigo sin entender por qué Chomsky y sus seguidores están tan molestos con Everett y sus observaciones. ¿Acaso una sola anomalía aparente invalida ya su teoría de la gramática universal? Por otro lado, ¿no podrían ser los Pirahá un eslabón perdido de la evolución humana? Cazadores recolectores genuinos, aislados, con una lengua simple, ¿sin escritura? Sin números, sin propiedad, sin preocupación por el mañana, en contacto absoluto con su medio. Una lástima que ya sean más una recuerdo de algo que fue, pues ya les montaron una escuela de portugués y un generador para iluminar la noche... y ¡ver tv por satélite! (definitivamente perdidos).

Anónimo dijo...

Me parece que el ignorante eres tù. Los indigenas tambien son indios. No solo los nacidos en la India son indios. Ademas estos ultimos tambien pueden ser hindues

Marc dijo...

Me da por pensar que, mas que ser un "eslabón perdido" lingüístico, no vaya a ser que la recursividad se la hayan dejado por el camino...
(Un detalle aclaratorio marginal: el catalán tiene 8 vocales)