sábado, 7 de junio de 2014

La sexualidad igualitaria: Las Islas Trobiand.

Eric Lafforgue
"El sexo prematrimonial sigue siendo una parte idílica de estilo de vida de los isleños trobiandeses" Eric Lafforgue, fotógrafo.

"Los Trobriandeses se horrorizan de ver cómo los hombres blancos se revuelcan sobre el cuerpo de las mujeres. Un hombre solo eyacula una vez que la mujer conoce un primer orgasmo. La rapidez del acto sexual de los blancos los hacen pasar por idiotas o gente sin educación." Bronislaw Malinowski, antropólogo.

El fotógrafo Eric Lafforgue visitó con su cámara y sus ganas de aprender las Islas Trobiand, que se encuentran en el Mar de Salomón y son oficialmente parte de Papúa Nueva Guinea.

Algunas de las pecualiaridades culturales que más le sorprendió son la actitud tolerante hacia el sexo y a los amantes; y la solución de conflictos y el desfogue a través del cricket.

La sociedad Trobiand es matrilineal, el sistema de descendencia se define por la línea materna. Los hijos de los varones quedan adscritos a la familia de la madre, en este caso el hermano de la madre. 

Según Lafforgue, las chicas aprenden acerca de la anticoncepción muy temprano y la virginidad no tiene ningún valor en absoluto. Si una chica se queda embarazada, su familia mantiene al bebé, ya que, según la creencia tradicional local, los hombres sólo ayudan a abrirse a la mujer para el embarazo, pero el verdadero padre es un Baloma o espíritu "No hay vínculo entre el sexo y el embarazo". Por eso, "las relaciones entre las parejas casadas no tienen mucho en común con lo que sucede en Europa: aquí (en las islas Trobriand) el hombre es el que debe dar regalos a su esposa por la relación."

La mayoría de las aldeas tienen una choza especial llamado bukumatula que se utiliza para encuentros extramaritales. "Los isleños Trobiand tienen un enfoque relajado para el sexo antes e incluso después del matrimonio"  "A pesar del hecho de que el VIH y el SIDA se propaga rápidamente a través de la población de la isla, el sexo prematrimonial sigue siendo una parte idílica de estilo de vida de los isleños". Los habitantes lo llaman "la enfermedad sin medicina". "La educación occidental cambió el punto de vista de algunos isleños, pero no todos ellos", continúa Lafforgue.


Tampoco sus costumbres románticas se parecen en nada a las nuestras: consideran la piel blanca y el pelo rubio, feo. "Las costumbres románticas de los isleños de Trobriand no se extienden a los forasteros". " Los lugareños son gente muy orgullosa y valoran sus líneas genéticas" 

Y agrega: "Me invitaron a formar parte del círculo de bailarines que tornó a ser un placer sádico por burlarse de mis piernas peludas. No tenía ninguna esperanza con las chicas de aquí, porque no les gusta la piel blanca, y el cabello lo ven como un signo de fealdad y desaliño. El dim dim ( hombre blanco ) no es su ideal de belleza."

Después de que las autoridades coloniales prohibieran las guerras internas, el cricket es ahora un método de "reconciliación" y desfogue. 
"Un juego de cricket es siempre la ocasión para burlarse de los controles y los desafíos entre los pueblos. Se juega con mucha denuncia de irregularidades, a través del canto y del baile", explica Lafforgue.

"Las mujeres también participan en estas "batallas", vistiendo una falda de hierba y flores. También adoptan poses muy sugerentes, lo que probablemente es una sorpresa para las autoridades que introdujeron el cricket." "Las danzas siempre se llevan a cabo después de largas ceremonias de reconciliación, embadurnando a los participantes con una mezcla de aceite de coco, menta y citronela en sus cuerpos."

El antropólogo Bronislaw Malinowski ya escribió sobre estas islas:


"La sexualidad domina, en realidad, casi todos los aspectos de la cultura. En su sentido más amplio, es más bien una fuerza sociológica y cultural que una simple relación carnal entre dos individuos." afirmaba, ya en 1929.

"Los indígenas tratan la sexualidad no solamente como una fuente de placer, sino como una cosa seria e incluso consagrada."

"La vida de un indígena de las islas Trobriand se desarrolla así bajo una doble influencia: la de la familia de la madre que extrae la herencia y el poder y la del padre que lo eleva y lo alimenta."

"El marido comparte con la mujer los cuidados que deben darse a los niños. Acaricia y pasea al niño, lo limpia y lo lava, lo alimenta. Llevar al niño sobre los brazos o tenerlo sobre las rodillas constituye el papel y el deber especialmente atribuidos al padre."


"Para la persistencia y la existencia misma de la familia, el hombre y la mujer son indispensables, por eso los indígenas asignan a los dos sexos una importancia y un valor igual."

"Los niños gozan en las islas Trobriand de una libertad y de una independencia considerable. Se emancipan temprano de la tutela de los padres. La libertad y la independencia de los niños se extienden también al ámbito sexual. Los niños pueden referirse a la vida sexual de su mayores y asisten incluso a menudo a algunas de sus manifestaciones. En la casa, no se toma ninguna precaución particular para impedir a los niños ver las relaciones sexuales de sus padres."

"Hacia 12 a 14 años, los muchachos deben dejar la casa de sus padres con el fin de no obstruirlos en su vida sexual, y se incorporan a una casa de solteros o viudos. Las muchachas van también a una casa habitada por una persona viuda."

"En las condiciones normales, todo matrimonio va precedido de un período más o menos largo de vida sexual en común. Esto constituye una prueba de la profundidad de su compromiso y el grado de compatibilidad de sus caracteres. Durante este período de prueba, ninguna obligación legal incumbe a nadie. El hombre y la mujer pueden unirse a discreción y separarse. En algunas fiestas, los novios se separan y son infieles, siempre con toda discreción."

"El hombre que tiene éxito en el amor no tiene que recurrir a la agresión. La
orden moral pide no violar, porque la dignidad verdadera consiste en ser deseado, conquistar por el encanto, por la belleza, por la magia. Se constata por todas partes una desaprobación de la violencia, de la rapacidad, la codicia y, sobre todo, la deshonra de vivir una vida de privaciones y escasez. Al contrario, la abundancia y la riqueza, asociada a la generosidad, constituyen un título de gloria."

"El acto sexual también respeta una ética: la posición adoptada permite a cada uno de los cónyuges una gran libertad de movimiento para participar activamente y a igualdad en el intercambio y en la unión. Los Trobriandeses se horrorizan de ver cómo los hombres blancos se revuelcan sobre el cuerpo de las mujeres y las aplastan. Un hombre solo eyacula una vez que la mujer conoce un primer orgasmo y el acto continúa después hasta la saciedad de los dos. La rapidez del acto sexual de los blancos los hacen pasar por idiotas o gente sin educación, tomando a las mujeres blancas sin piedad, y se compadecen de no poder conocer los placeres que conocen bien las mujeres trobriandeses."

"En el día a día, cada uno está ocupado en su labores de su casa. En las islas Trobriand, un hombre y una mujer a punto de casarse nunca deben tomar una comida juntos. Eso desestabilizaría seriamente la susceptibilidad de un indígena, así como su sentido de la propiedad."

"Nuestra sociedad culpabiliza a una joven muchacha que comparte la cama de un hombre;
el trobiandés culpabiliza a la que comparte la comida con un hombre."


Fuentes:
http://www.fileane.com/espagnol/global_vidasexualdelsalvajes.htm
"The Sexual Life of Savages in North-Western Melanesia. An Ethnographic Account of Courtship, Marriage, and Family Life Among the Natives of the Trobriand Islands, British New Guinea" B. Malinowski.
http://www.dailymail.co.uk/femail/article-2627148/Inside-worlds-original-free-love-community-Trobriand-Islanders-change-spouses-want-dedicated-love-huts-settle-differences-game-cricket.html

19 comentarios:

Emilio Manuel dijo...

En casa tengo abierto permanentemente el libro de Malinowski, "los argonáutas en el Pacífico Occidental", magnífico.

Saludos

ivan dijo...

Excelente trabajo, muy buen Blog!!

Erika G. dijo...

Y pensar que creemos saberlo todo... tenemos mucho que aprender!!

Anónimo dijo...

Muy bueno!

Anónimo dijo...

Tampoco es para tanto.

pedro corchero caballero dijo...

Idílico!

Adriana Mosquera dijo...

Malinowski nos introduce a la tolerancia de la cultura y el saber filosofico de cada una...

Luis Tarraga dijo...

Me parece un artículo muy interesante a la par que instructivo. En occidente pensamos estar por encima de muchas culturas, pero la realidad, es que aún arrastramos pensamientos antiguos y desfasados. Cuanto aprenderíamos si viajásemos más !!!!

Un saludo de sexoapilas

ivett dijo...

muy buen blog. ahí muchísimas cosas que no sabemos

Anónimo dijo...

Gracias por compartir cosas tan interesantes.

Ana Nuñez dijo...

la pilogamía es a un hombre con más de una mujer, trato de recordar cúal es el termino de una mujer con derecho a más de un marido, o pareja.???

Anónimo dijo...

A Ana Nuñez: poligamia es la relación de un hombre con varias mujeres. La de una mujer con varios hombres se llama poliandria.

Pere Pellicer Vercher dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Interesante

actividades musicales para niños dijo...

Son cosas que deberían de ser normal, incluso con algunas civilizaciones mucho más avanzadas no han llegado a este punto de madurez del ser humano, que pena

Marta dijo...

Tive o prazer de encontrar esta matéria enquanto pesquisava sobre sexualidade nas diferentes culturas para discutir com os alunos de medicina. Parabéns pelo trabalho!

Anónimo dijo...

Me gustaria preguntar y ver,si las niñas trobiandeses, sufren o tienen algun tipo de trauma o se sienten sucias, por empezar a tener sexo con todo hombre que quieran a partir de los 8 años....Nuestra cultura siempre inculcó esto, però parece que lo que traumatiza y te hace sentir mal, es la sociedad que te rodea, no el sexo en si mismo, ya que si las niñas trobiandesas, lo viven y practican con naturalidad, y son felices, algo falla o algo nos mintieron o nos mienten en nuestra sociedad. La verdad nos hara libres.

Unknown dijo...

Maravillada de este artículo, algo me llevó a ver esta Isla y a buscar a cerca de ella

M dijo...

Gran artículo de antropología