miércoles, 4 de mayo de 2011

La historia de la humanidad: las migraciones.

"La pobreza tiene nombre y la pobreza se llama Nestlé, Coca Cola, Samsung, Bayer, Banco de Santander y compañía, estos son los responsables que en muchos casos los nombres coinciden con los responsables de la crisis económica como el Banco Santander, lleno de especuladores y de un señor de los más fraudulentos de España que se llama Emilio Odin, así hay que decir las cosas"

"Hasta que llegó la crisis, entre un 60 y un 65% de la opinión pública española veía con malos ojos la llegada de inmigrantes, desde que ha llegado la crisis este porcentaje ha subido y ahora es del 82, 83% de la opinión pública.
Pues que me perdonen, aunque sea el 82, aunque sea el 83% están totalmente equivocados y creo que están equivocados no por una cuestión de mala fe, porque la gente en general no tiene mala fe, sino por una cuestión de mala información, porque les aseguro que si supieran en todos los sentidos qué representa la inmigración recibirían a los inmigrantes como habría que recibirlos, con los brazos abiertos"
En una mesa organizada con motivo del Día Internacional del Inmigrante por la Federación de Asociaciones de Inmigrantes del Vallés, el profesor de economía de la UAB, Arcadi Oliveres, expone el origen de las migraciones.




Hasta que llegó la crisis, entre un 60 y un 65% de la opinión pública española veía con malos ojos la llegada de inmigrantes, desde que ha llegado la crisis este porcentaje ha subido y ahora es del 82, 83% de la opinión pública.

Pues que me perdonen, aunque sea el 82, aunque sea el 83% están totalmente equivocados y creo que están equivocados no por una cuestión de mala fe, porque la gente en general no tiene mala fe, sino por una cuestión de mala información, porque les aseguro que si supieran en todos los sentidos qué representa la inmigración recibirían a los inmigrantes como habría que recibirlos, con los brazos abiertos porque la historia de la humanidad es la historia de las migraciones. Desde que el hombre es hombre y la mujer es mujer no hemos hecho otra cosa que ir por esos mundos de Dios para vivir mejor. Dicen los antropólogos que el primer homo sapiens apareció en Etiopía, pero homo sapiens hay en Tierra del Fuego. Imagínense ustedes, atravesar Siberia, llegar al estrecho de Bering y alcanzar América y de allí ir bajando al sur de Chile, miles y miles de kilómetros en miles y miles de año. Esto ya viene de muy antiguo.

Pero no hace falta ir a la prehistoria, con ir al siglo XIX nos daremos cuenta. Ahora decimos y es verdad que en Europa hay 30 millones de inmigrantes pero en el siglo XIX de Europa salieron 50 millones de europeos migrando hacia América, la India, Sudáfrica, y les aseguro que suponía mucho más la salida de 50 millones de Europa con la población europea del siglo XIX que la llegada de 30 millones a Europa con la población europea del siglo XXI. Una isla como Irlanda quedó abandonada, solo se quedaron en Irlanda el 10% de los pobladores, el 90% se marchó, la mayoría a Massachusetts. También de Italia se marchó el 50% de la población. Media Italia se marchó. ¿Adonde fueron los italianos? Lo sabe todo el mundo: a Nueva York y a Buenos Aires, cosa que los argentinos con una cierta gracia nos explican en un pequeño poema que quizás hayan escuchado alguna vez: los mexicanos descienden de los aztecas, los guatemaltecos descienden de los mayas, los peruanos descienden de los incas, los argentinos descendemos de los barcos.

Esta es un poco la historia que hay que conocer de las migraciones, y no hace mucho, visite una isla preciosa llamada Menoría, que es muy llanita pero tiene una pequeña montañita en el medio de la isla y ahí tiene una ermita Fui a visitar esta ermita y me encontré con una placa en la pared que casi por casualidad lo que decía aquella placa era una lección de historia magnífica : 
“Esta placa la hemos colocado los menorquines aquí en homenaje al pueblo de Argelia porque cuando en el siglo XIX teníamos malas cosechas de trigo y nos moríamos de hambre íbamos a Argelia y nos daban de comer. Esa es la historia, y por lo tanto lo primero que debemos saber es historia para entender esto de las migraciones.

Segundo que es lo que hay que saber: estadística. Hace unos años un periódico bien conocido que se llama La Vanguardia, en primera página y en domingo, ponía un dato: España segundo país de Europa con mayor número de inmigrantes. Que una noticia la ponga en domingo y en primera página La Vanguardia es importante, porque el domingo es el día en que la gente más suele leer el periódico y la primera página es la que mas se lee, incluso si uno no compra el periódico, porque esta colgado en el kiosco; con lo cual quizás se generaba una cierta alarma social . Pero afortunadamente la Vanguardia decía que si ustedes quieren saber mas del asunto vayan a la tercera página que hay una ampliación de la noticia. Acudías a la tercera página y ahí La Vanguardia te daba dos columnas de estadísticas: la primera con los países de Europa ordenados por número de inmigrantes y curiosamente en esta columna España ocupaba un lugar destacado, no era curiosamente el segundo, era el tercero, pero se ve que una noticia cuando pasa de la primera página a la tercera pierde un punto en el escalafón. Entonces España quedaba situada como tercer país.

Pero lo interesante no era esto, lo interesante era la segunda columna, porque lo que decía era: países de Europa ordenados por el número de inmigrantes pero no expresados en cifras absolutas sino relativas: inmigrantes por cada 100 habitantes. Pero cuando de verdad la población de inmigrantes es significativa no es cuando hay muchos o cuando hay pocos sino cuando hay muchos o hay pocos cada 100. Si miramos cifras absolutas de inmigrantes, España tendrá más que Andorra, pero si miramos en cifras relativas, Andorra tiene mucho mas que España. Pues bien, en esta segunda columna España ya no era el segundo ni el tercero, era el octavo país de Europa. Hay que saber estadística para entender la inmigración.

Y que otra cosa hay que saber? Economía: la inmigración resuelve muchos problemas económicos y específicamente dos, para no agrandar más. Uno: la inmigración en España y también en otros países mediterráneos , resuelve el envejecimiento de la población. Nosotros hoy día tenemos una pirámide que no es una pirámide habitual, porque como muchos recordarán a finales de los 70, principios del 80 terminó el llamado “boom de la natalidad” y aquellos que hubieran tenido que nacer, dejaron de nacer.

Se vaciaron las escuelas, se vaciaron las aulas de primaria, las aulas de secundaria y las universitarias. Pero aquellos que no nacieron en ese momento ahora ya no están en la parte baja de la pirámide, están en el medio de la pirámide y es allí donde faltan. Y esto es terrible porque en medio de la pirámide lo que existe es la segunda edad y la segunda edad es la que paga las pensiones de la tercera edad y paga la educación y la formación de la primera edad. De manera que nuestra pirámide tiene huecos en la mitad, y abajo ahora ha empezado a rellenarse un poco porque los inmigrantes han empezado a tener hijos. Para que un país funcione hay que tener llena la parte del medio que es la edad laboral y la que sirve a unos y a otros. ¿Y como vamos a llenar esta parte del medio?

Con nacimientos, difícil, porque los críos suelen nacer con cero años y no con 30. De manera que por aquí no lo vamos a resolver. La única manera de arreglar esto es: inmigración y la ONU tiene estudiado el tema y para que España pueda tener una pirámide equilibrada. Según dijo la ONU en 1999 -claro que la ONU no contaba con la crisis en aquel momento- haría falta que desde 1999 hasta 2020 a España llegaran 155.000 inmigrantes nuevos por año.

Veran ustedes que no estoy haciendo una charla solidaria, más bien egoísta… Ahora hace escasos meses, en el caso Cataluña, ha hecho otro estudio y ha dicho que de continuar con el actual sistema de población y teniendo en cuenta de que a lo mejor en dos años salimos de la crisis, a partir de entonces y no hasta el 2020 sino hasta el 2025 hará falta que lleguen a España 240.000 inmigrantes nuevos por año.

Desde el punto de vista económico la inmigración nos resulta absolutamente rentable y beneficiosa. Llevo estudiando este tema hace tiempo. La presidencia del gobierno , la Moncloa, lleva años estudiando lo que se llama el “balance económico de la inmigración” : qué suponen para las arcas públicas la inmigración desde el punto de vista de ingresos y desde el punto de vista de gastos. Desde el punto de vista de ingresos supone recibir ingresos por tres conceptos: los inmigrantes pagan, cotizan a la seguridad social si tienen papeles, también si tienen papeles se les descuenta el IRPF, e inclusive si no tienen papeles también pagan impuestos indirectos cuando atienden el IVA, cuando atienden la gasolina, el tabaco, el alcohol, etc. Esto es lo que ellos le dan a las arcas nuestras.

Y nosotros de nuestras arcas ¿Qué les damos a ellos? Les damos sistemas educativos, les damos sistemas sanitarios , les damos protección social, les damos ayuda a la vivienda , les damos becas comedor, les damos plazas de guardería, bolsas de libros y alguna otra cosa que seguramente me olvido . ¿Y cual es el balance entre una cosa y otra? Repito: publicado por la prensa del gobierno. 6000 millones netos a nuestro favor al año.
Si tenemos en cuenta que en España viven 55 millones de habitantes, eso significa que cada uno de los habitantes autóctonos, recibe cada año un regalo de la inmigración de 105 euros por año. Eso es lo que pasa. De manera que desde el punto de vista económico, si la gente supiera todo esto, cambiaría un poco su pensamiento sobre la inmigración.

4 comentarios:

Gonzalo Mega dijo...

"Quien quiere un trozo de pan no es un parásito y mucho menos un criminal. Reclama su derecho humano a vivr. Cede al más inmediato de los impulsos humanos. Nosotros impedimos cada día que sobrevivan seres humanos", Navid Kermani en revista Humboldt nº145. Excelente entrada! Saludos cordiales

Noemi dijo...

He buscado sobre este autor, medio alemán medio iraní. Experto en estudios islámicos... Eso me recuerda a Fatima mernissi. Ando leyéndola y la verdad es que es un gustazo, y te explica el Islam casi sin darte cuenta, a través de historias, cuentos, anécdotas... Un día escribo sobre su idea del Islam, un Islam sabio, y no lo que nos quieren vender en los medios.
Gracias por comentar, saludos!

Des dijo...

Yo, personalmente, creo que la gente que ve con malos ojos la inmigración lo hace desde un impulso emocional que desde un razonamiento racional. A mucha gente simplemente no le gusta ver tanta gente diferente a los suyos, sobre todo gente pobre. Aprovechando esta desconfianza a lo desconocido, ciertas personas aprovechan la situación para difundir leyendas urbanas, como que los inmigrantes "chupan del estado" y emprobrecen la sociedad.
Pero las personas que piensan así siempre van a pensar así da igual qué información tiene, porque es una reacción emocional.

Todo eso puede cambiar dentro de pocos años, porque la nueva generación que ha ido al cole con hijos de extranjeros ya no van a ver a gente de otros rasgos como "forasteros", sino uno de los suyos

Cliente X dijo...

Es que es algo primero de sentido común y después de constatación empírica. La inmigración enriquece, aporta muchísimo tanto a quien emigra como a la sociedad receptora. ¿Cuántos caseros ESPAÑOLES tiene sus casas alquiladas a inmigrantes? ¿Cuántas empresas ESPAÑOLAS tienen su plantilla llena de inmigrantes? ¿Cuántos productos ESPAÑOLES son comprados por ellos?

Como dice el último comentario, cuando rascas en el fondo del rechazo al inmigrante lo que hallas son prejuicios infundados, creencias racistas profundamente arraigadas pq las han adquirido desde pequeños y no las han podido contrastar, y tb un indisumulado clasismo (rechazan al inmigrante pobre, pero no al de la pasta... bueno, y si el español es humilde tb desconfían de él).

De todas formas yo en el ambiente en q me muevo puedo decir q los porcentajes son inversos, q el 80% de la gente acepta y convive sin problemas con la inmigración. Y tristemente reconozco q la mayoría de problemas de "integración" los provocan los racistas, q son unas veces españoles Y OTRAS LOS MISMOS INMIGRANTES (curiosísimamente los más racistas q he visto son inmigrantes de segunda generación, hijos nacidos en españa, q tratan de aparentar ser más españoles q los de aquí).