sábado, 11 de julio de 2015

El gen egoísta: la injusticia, dicen, es ley natural.


"Así, en primer lugar, pongo como inclinación general de toda la humanidad un perpetuo e incansable deseo de poder y más poder, que cesa únicamente con la muerte''  
Leviathan. Thomas Hobbes.

"Llegará un día, por cierto, no muy distante, que de aquí allá se cuenten por miles los años en que las razas humanas civilizadas habrán exterminado y reemplazado a todas las salvajes por el mundo esparcidas” escribió Charles Darwin en El Origen del Hombre (1871). 

Y Darwin se lamentaba: se encaminan todos los esfuerzos de las naciones civilizadas a realizar el plan opuesto, e impedir en lo posible la eliminación; a eso tienden la construcción de asilos para los imbéciles, heridos y enfermos, las leyes sobre la mendicidad y los desvelos y trabajos que nuestros facultativos afrontan para prolongar la vida hasta el último momento. [...] De esta suerte, los miembros débiles de las naciones civilizadas van propagando su naturaleza, con grave detrimento de la especie humana, como fácilmente comprenderán los que se dedican a la cría de animales domésticos. Es incalculable la prontitud con que las razas domésticas degeneran cuando no se las cuida o se las cuida mal; y a excepción hecha por el hombre, ninguno es tan ignorante que permita sacar crías a sus peores animales”.

La raza perfecta, culmen del progreso, era la caucásica, europea y americana.
Pero no toda: únicamente la mitad masculina:

 (...) si los hombres están en decidida superioridad sobre las mujeres en muchos aspectos, el término medio de las facultades mentales del hombre estará por encima del de la mujer." continuaba Darwin.

Sin embargo, el evolucionismo cultural no sólo hay que atribuírselo a Charles Darwin. Thomas Malthus ya señalaba que el aumento de la población conducía inevitablemente a la «lucha por la existencia» y Herbert Spencer añadía la «supervivencia de los más aptos» antes de que Darwin publicara sus teorías sobre la evolución biológica.

Pero el éxito de El origen de las especies de Darwin, (“Sobre el origen de las especies por medio de la selección natural o el mantenimiento de las razas favorecidas en la lucha por la existencia” es el verdadero título de la obra) fue la base biológica. "La idea de "supervivencia del más apto'' o "selección natural", la idea de que evolución no es más que una lucha sanguinaria en la que el más fuerte es el que sobrevive, caía como anillo al dedo en el ámbito económico: la explotación del hombre por el hombre es natural y, por lo tanto, moralmente aceptable." afirma el biólogo Máximo Sandín.

El ámbito económico era el imperialismo y el colonialismo. La lucha de nación contra nación y de raza contra raza.
El antropólogo Marvin Harris explica de manera similar que "El darwinista social más influyente fue Herbert Spencer, quien llegó a abogar por el final de todos los intentos de proporcionar caridad y auxilio a los desempleados, a las clases pobres y a las así llamadas razas atrasadas, porque esta ayuda interferiría en la actuación de la así llamada ley de supervivencia de los más aptos, y porque simplemente prolongaría la agonía y haría más profunda la miseria de los «no aptos». Spencer utilizó el darwinismo social para justificar el sistema capitalista de libre empresa, y su influencia continúa sintiéndose entre los partidarios del capitalismo sin restricciones y entre los partidarios de la supremacía de los blancos."

Herbert Spencer, junto con T. H. Huxley (abuelo de Aldous Huxley, autor de "Un mundo feliz") y Joseph Dalton Hooker, todos ellos eugenistas, fundaron en 1864 el X-Club en Inglaterra, con la finalidad de “promover el darwinismo y el liberalismo científico” “con plazas en diez Comisiones Reales, deliberando sobre todo, desde las pesquerías a las enfermedades o la vivisección, penetró claramente en los laberínticos corredores del poder”, indica la Enciclopedia Británica.

"(...) las altas clases inglesas poseen la máxima capacidad hereditaria, y, por lo tanto, el privilegio biológico de ser caudillos y dirigentes" aseguraba Francis Galton, primo de Darwin, en su libro El Genio Hereditario.

Galton fue el que creó la eugenesia, o el estudio de los métodos para mejorar la raza humana por medio del control de la reproducción. Galton también creía que la filantropía impidió la evolución adecuada de la raza humana. La caridad trastornó el mecanismo de selección natural y, por eso, se necesitaba una manera artificial o una selección consciente y premeditada de solucionarlo: la eugenesia. 

Pero el mayor proceso de eugenesia de la historia fue en Estados Unidos, a través de la Eugenics Record Office (ERO), un archivo inaugurado en 1909 que estirilizó, castró y encarceló al menos a 60.000 personas y habían más deportados que recién llegados. Fue clausurada en 1938 (a causa de la gran depresión de la década de 1930), pero ya entonces 30 estados habían implantado aquellas leyes financiadas por los ricos y los científicos con mayor reputación.
En la foto, el stand de la Sociedad Eugenésica Estadounidense donde un contador mecánico mostraba cómo cada 48 segundos nacía una persona de naturaleza inferior en algún lugar de Estados Unidos, mientras que las personas de “calidad superior” llegaban al mundo tan sólo cada siete minutos y medio.



Entre los grupos que podían ser descalificados no sólo entraban las personas con capacidades diferentes y/o enfermas, de otras razas, de bajo nivel económico o categoría social etc., sino también todos aquellos individuos que no eran buena mano de obra para la producción. En realidad, todos ellos eran "minusválidos".

"No hay que hacer diferencia entre los hombres y las mercancías" advertía el magnate John D. Rockfeller "se las toma cuando se las necesita, se las utiliza, luego se las abandona cuando no nos pueden servir más."

Y opinaba que "El crecimiento de un gran negocio es simplemente la supervivencia del más apto... La bella rosa estadounidense sólo puede lograr el máximo de su esplendor y perfume que nos encantan, si sacrificamos a los capullos que crecen en su alrededor. Esto no es una tendencia maligna en los negocios. Es más bien sólo la elaboración de una ley de la naturaleza y de una ley de Dios."

Igualmente, en una época esencial para la lucha obrera, Darwin afirmaba en una carta: "Los sindicatos también se oponen al trabajo a destajo (en suma, a toda competición). Me temo que las sociedades cooperativas, que muchos ven como la principal esperanza para el futuro, igualmente excluyen la competición. Esto me parece un gran peligro para el futuro progreso de la humanidad. No obstante, bajo cualquier sistema, los trabajadores moderados y frugales tendrán una ventaja y dejarán más descendientes que los borrachos y atolondrados"

“Otra cosa" escribía Adolfo Hitler "es que el hombre por sí mismo se empeñe en restringir su descendencia y haga que, en lugar de la lucha por la vida –que solo deja en pie al más fuerte y al más sano- surja, en lógica consecuencia, el prurito de “salvar” a todo trance también al débil y hasta el enfermo, cimentando el germen de una progenie que irá degenerando progresivamente, mientras persista ese escarnio de la naturaleza y sus leyes.”

"60,000 marcos es lo que esta persona que sufre un defecto hereditario cuesta a la comunidad durante su vida. Alemán, ese es también tu dinero." 
Decía el póster que se difundió en la Revista “Nuevo Pueblo” de la Oficina de Políticas Raciales del Partido Nacional Socialista de los Trabajadores Alemanes (NSDAP).

Aunque hoy el darwinismo social y la eugenesia parecen desprestigiados, "el concepto darwinista de la selección natural ha sufrido un descarrilamiento ideológico serio en los últimos años." advertía en 1976 el antropólogo Marshall Sahlins. "Se podría decir que el darwinismo, que en un primer momento se apropió de la sociedad como "darwinismo social", ha vuelto a la biología como un capitalismo genético. La sociobiología ha contribuido especialmente a la etapa final de este desarrollo teórico". 

"En esta nueva edición del "capitalismo genético'' se asume, exclusivamente, la estrategia competitiva de la vida, y se subestima la estrategia cooperativa." añade hoy Jalil Saab H, ingeniero químico.

Richard Dawkins presentó su libro "El gen egoísta" como una versión moderna del darwinismo, según sus propias palabras. “El planteamiento de este libro es que nosotros, al igual que todos los demás animales, somos máquinas creadas por nuestros genes. De la misma manera que los prósperos gangsters de Chicago, nuestros genes han sobrevivido, en algunos casos durante millones de años, en un mundo altamente competitivo. Esto nos autoriza a suponer ciertas cualidades en nuestros genes. Argumentaré que una cualidad predominante que podemos esperar que se encuentre en un gen próspero será el egoísmo despiadado. Esta cualidad egoísta en el gen dará, normalmente, origen al egoísmo en el comportamiento humano” 

Para Adam Smith, es el egoísmo del carnicero, del cervecero o del panadero el soporte de la sociedad mediante “la mano invisible del mercado”. "No es por la benevolencia del carnicero, del cervecero y del panadero que podemos contar con nuestra cena, sino por su propio interés", afirmaba Smith. Para Dawkins, es del egoísmo del “gen” de la Naturaleza “la mano invisible de la selección natural”

Y así surge el capitalismo genético, el que está dentro del orden lógico de las cosas, el que, según ellos y ellas, está regido por la Ley implacable de la Naturaleza y congtra el que no podemos hacer nada: 

"Todas las relaciones sociales pueden ser reducidas a la ley de la oferta y la demanda, que se rige por la libre competencia y la exclusión de los incompetentes e incapaces redundará, a largo plazo, en beneficio de la especie."
fue la frase de Milton Friedman, premio Nobel de Economía.


Mientras, el Fondo Monetario Internacional reclama, entre otras medidas, que se recorten las prestaciones y se retrase la edad de jubilación ante "el riesgo de que la gente viva más de lo esperado". “Vivir más es bueno, pero conlleva un riesgo financiero importante". "Nos va a costar más como individuos, a las corporaciones y a los Gobiernos". Más o menos por esas fechas, el ministro de economía japonés Taro Aso declaró que a las personas mayores hay que dejarles ”que se den prisa y se mueran" para resolver el problema y la carga que sus pensiones y su atención médica suponen para el Estado. También añadió que los enfermos crónicos “se ven obligados a vivir cuando quieren morir” y añadió: “Yo me despertaría sintiéndome mal si sé que el tratamiento está pagado por el Gobierno". "Veo a gente de 67 ó 68 años constantemente ir al médico ¿Por qué tengo que pagar por las personas que sólo comen y beben y no hacen ningún esfuerzo?”.

Ante estas perlas, el escritor Eduardo Galeano lo tenía claro:
"Sus maestros calumnian a la naturaleza: la injusticia, dicen, es ley natural. Milton Friedman, uno de los miembros más prestigiosos del cuerpo docente, habla de «la tasa natural de desempleo». Por ley natural, comprueban Richard Herrnstein y Charles Murray, los negros están en los más bajos peldaños de la escala social. Para explicar el éxito de sus negocios, John D. Rockefeller solía decir que la naturaleza recompensa a los más aptos y castiga a los inútiles; y más de un siglo después, muchos dueños del mundo siguen creyendo que Charles Darwin escribió sus libros para anunciarles la gloria.

¿Supervivencia de los más aptos? La aptitud más útil para abrirse paso y sobrevivir, el killing instinct, el instinto asesino, es virtud humana cuando sirve para que las empresas grandes hagan la digestión de las empresas chicas y para que los países fuertes devoren a los países débiles, pero es prueba de bestialidad cuando cualquier pobre tipo sin trabajo sale a buscar comida con un cuchillo en la mano."

Muchos antropólogos también lo tienen claro: "Nuestras ideas, nuestros valores, nuestros actos, incluso nuestros sentimientos son, igual que nuestro propio sistema nervioso, productos culturales, productos manufacturados" (Clifford Geertz, 1973).

"La mayoría de las personas están configuradas para la forma de su cultura
debido a la maleabilidad de su dotación original" (Ruth Benedict, 1934).
"Así pues no se hable más de la necesidad innata que siente nuestra especie de formar grupos jerárquicos. El observador que hubiera contemplado la vida humana al poco de arrancar el despegue cultural, habría concluido fácilmente que nuestra especie estaba irremediablemente destinada al igualitarismo salvo en las distinciones de sexo y edad" zanjaba el antropólogo Marvin Harris. 


Fuentes:
http://economia.elpais.com/economia/2012/04/11/actualidad/1334133453_457282.html
http://www.forovidaindependiente.org/files/documentos/bioetica/El_aborto_eugenesico_Valencia_2012.pdf
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=131663
http://www.farodevigo.es/noticias-hoy/faro-vigo1983.pdf
http://www.rebelion.org/hemeroteca/ecologia/saab230201.htm
"Nuestra especie" Marvin Harris.
Introducción a la antropología general Marvin H arris
Lipton, Bruce (2007). La biología de la creencia. Palmyra. Madrid.  
http://www.fondodeculturaeconomica.com/Editorial/Prensa/Detalle.aspx?seccion=Detalle&id_desplegado=47455
http://openaccess.uoc.edu/webapps/o2/bitstream/10609/3061/6/csacanellTFM0908.pdf
Carta fechada el 26 de Julio de 1872 dirigida al profesor de leyes Heinrich Fick – partidario de la aplicación de la teoría darwinista a la legislación–  
Marshall Sahlins. El uso y abuso de Biología 
http://nuestraimagen.ws/opinionado/galeano2.html 
https://www.yorokobu.es/mayor-proceso-eugenesia-la-historia-no-la-cometieron-los-nazis/

10 comentarios:

Antonio H. dijo...

¿Cómo compite una hormiga, o una abeja, con sus hermanos de madriguera? Respuesta: no lo hace. En realidad, cada hormiga o cada abeja de una colonia, lo que hace es colaborar con las demás, sacrificarse por la colonia, como método más eficaz para traspasar sus genes a la siguiente generación: toda la colonia comparte los mismos genes. Es decir: el gen egoísta lleva a la colaboración. Con los Homo Sapiens pasa lo mismo. La naturaleza ha seleccionado los genes de la colaboración por encima de los genes del individualismo, porque los primeros han garantizado la supervivencia de grupos humanos y la trasmisión de esos genes. Si la naturaleza hubiese seleccionado a los más egoístas y violentos de nosotros, ahora el Homo Sapiens tendría un aspecto completamente diferente: el macho mediría 2 metros de altura de media, pesaría 100 kilos, tendría colmillos, la hembra sería mucho más pequeña, y la especie sería polígama y nacerían muchas mas hembras que machos. Esa dura lucha por la supervivencia, que tenemos imaginada, no existió nunca. Durante los 300.000 años en que Homo Sapiens fue cazador, su vida fue bastante suave. Estaba perfectamente diseñado para esa vida, era muy inteligente (probablemente más que los hombres modernos, cuya inteligencia está bloqueada por métodos de crianza antinaturales), trabajaba unas pocas horas de media al día (mucho menos que un ciudadano norteamericano medio), y dedicaba su ocio a las relaciones humanas. No había una selección natural brutal que mataba a los alfeñiques y seleccionaba a los musculados y violentos, sino todo lo contrario: los grupos más afectivos fueron seleccionados por encima de los que practicaban la “autopreferencia”. La visión que nos venden actualmente, no es científica, sino interesada, y está al servicio de la religión del siglo XXI: el Capitalismo. Como toda religión, no tiene base científica, sino puramente emocional. Bibliografía: Sahlins, Marshall, “Economía en la edad de piedra”, Meredith Small, “Nuestros Hijos Y Nosotros”, Casilda Rodrigáñez, “La represión del deseo materno y la Génesis del estado de sumisión inconsciente”.

Antonio H. dijo...

Creo que te puede interesar este artículo sobre el tema:
http://crashoil.blogspot.com.es/2014/05/algunas-falacias-sobre-el-capitalismo.html

Albº dijo...

Admitido que la religión dominante es la del becerro de oro, veo la crítica coja, pues no sólo lo adoran los capitalistas sino también, aunque de manera harto hipócrita, los socialistas y comunistas. Estamos en la pugna de a quién de los adoradores del dios Mammón les va a dar la franquicia sacerdotal, se van a quedar con el templo y sus limosnas. Quién se va a quedar con el templo y su oro para repartírselo en su partido/casta, dejando las migajas para los fieles seguidores y apoyadores de la secta.

Suzudo dijo...

Estoy sorprendido, pero mucho, por este artículo y comento.

En primer lugar la teoría de la evolución biológica actual no es la de Darwin y esta es una situación especial restringida dentro de la más moderna que abarca muchos más factores


Usar una teoría que explica como se moldean los seres vivos para explicar las relaciones entre empresas o entre naciones es como usar la teoría de la gravedad (relatividad general en la actualidad que contiene a newton también como situación restringida) para analizar y aplicar en las subidas y bajadas de bolsa: un despropósito

Darwin era un tipo de su época y es afectado en comentarios por pensamiento de su época pero la teoría es la teoría y se acepta o rechaza mediante metodología científica no mediante propaganda.

He visto que el artículo comente el gran error de hacer sinónimo apto y más fuerte. Es un despropósito como el primero que señalo. Más apto para nada, en absoluto significa ni mas fuerte ni más agresivo. A veces puede ser el más débil. A veces quien utiliza mejor los recursos disponibles además la fuerza física hace consumir energía y puede ser contraproducente cuando no es necesaria

El libro “El gen egoísta” de dawkins no habla de que tengamos que ser egoístas por necesidad y venga marcado en los genes. Es un título del editor para vender pero lo que señala el libro es que el núcleo de la evolución son los genes no los individuos. Que se selecciona sobre el fenotipo e indirectametne sobre el genotipo que sufre mutaciones y el genotipo más el medio ambiente es lo que da el fenotipo

Lo que sí entra es que los seres vivos son mecanismos de superviviencia de los genes y los seres vivos están al servicio de estos (nosotros ya nos estamos saliendo) e inicialmente por el beneficio de estos (de ahí la idea de egoísmo de los genes) los seres vivos adoptan conductas egoístas o altruistas

Egoistas cuando los recursos son limitados y o los tiene un ser vivo u otro con un equivalente a un juego de suma cero en donde que para uno gane otro ha de perder: así si un animal herbívoro ha de sobrevivir al no poder hacer la fotosíntesis se ha de alimentar de seres que capten la energía del Sol y la almacenen químicamente para poder disponer de la misma. Pero aun así se crean equilibrios en donde los vegetales luego ya almacenan aparte energía y usan mecanismos para que el herbívoro les transporte las semillas. Etc

Cuando se puede conseguir más recursos cooperando (equivale a un juego de suma no cero en teoría de juegos. De eso comenta Dawkins incluso un concurso de juegos de cooperación y agresión) entonces aparecen los comportamientos altruistas. Las hormigas colaboran todas. Los seres pluricelurales tienen muchas células cooperando para crear entre todas un solo ser que las supere individualmente. Aparece las simbiosis. NO solo somos seres compuestos de una enorme cantidad de células y tejidos que colaboran entre ellos para conseguir recursos para el conjunto sion que tenemos bacterias simbióticas en los intestinos a las que damos alimento y nos producen vitaminas que nuestro organismo no puede sintetizar. Etc.

Claro que una acción egoísta da más rendimiento cuando todos cooperan y a corto plazo. Y una de altruista da menos a corto pero la altruista da más a largo plazo

Eso explica parte de la naturaleza de esas conductas pero jamás que la evolución se deba de aplicar a lo social. La evolución es una fuerza ciega que hace chapuzas sobre chapuzas por millones creando cosas exquisitas pero son chapuzas y cosas ensambladas de otra manera funcionarían mejor sin tanta complicación. No genera el diseño perfecto sino uno de bastante óptimo que funciona bien

Suzudo dijo...

y a costa de desechar intentos Por tanto es una fuerza que no tiene nada que ver con las justicia como tampoco las estrellas que crean mundos y nutren la vida pero igual estallan y devastan mundos. Así un algoritmo informático que emule la evolución biológica puede encontrar soluciones (y lo hacen) para problemas que costaría mucho más esfuerzo pensar un programa concreto para cada solución y realmente sorprenden. Y funcionan bastante bien pero no de la forma perfecta no también como hacerlo directamente inteligentemente diseñado bien meditado cada paso.


Por otra parte veo nombrar supuestas autoridades. Me sorprende encontrar nombrado a sandín. Sandín sabe biología aunque algunos biólogos y alguno especialista en evolución y genética me ha espetado que no sabe ni de biología. Sí sabe de biología pero de evolución no tiene ni repajolera idea. Vende ideología y usa palabrería propia de la ideología no de la ciencia. Descalificar la hipótesis rival con cosas de las razones que pudieron motivar a alguien a elaborarla y cosas así sin importar la metodología de la ciencia y las pruebas bien realizadas. Intentar aprender biología evolutiva de e4se señor es un despropósito como aprender ingeniería aeroespacial leyendo “Romeo y Julieta”

El mismo Dawkins señala que la evolución biológica no es algo con lo que hacer sociedades puesto que serían injustas y dañinas. Es algo para donde funciona

Por otra parte la teoría evolutiva ha traído muchas herramientas que nos permiten saber más de biología y cosas que se desconocían. Gracias a esas herramientas ahora sabemos que las razas humanas (biológicamente hablando) NO EXISTEN y todos los humanos estamos muy emparentados estrechamente. Lejos de reforzar un mito lo ha desplomado al negar algo que se daba por hecho falsamente

Y es que si nos fijamos en semejanzas en una población podemos hacer grupos. Pero si miranos las diferencias y comparamos entre poblaciones puede que en total tengan más diferencias dos personas de las que tradicionalmente se consideraban de la misma raza que dos de diferente. Simplemente hay algunas cosas que al ser compartidas nos fijamos más y hacemos grupos que en ese caso no justifican la separación y las distinciones en humanos y no tenemos razas humanas (en la actualidad)

Antropólogaenlaluna dijo...

Esta entrada no pretende explicar las teorías de Darwin para explicar las relaciones capitalistas o las de entre naciones. Explica que teorías biologicistas como la suya fueron las que propulsaron o justificaron este tipo de relaciones donde reina la desigualdad y la entiende como algo natural, propio de la naturaleza y de la biología. Lo mismo ocurre con el hecho de la confusión entre ser apto y más fuerte. No importa lo fuerte que seas mientras seas apto para producir a destajo, consumir igualmente y olvidarte del desierto que vas dejando.

Decir que Darwin era machista, eugenista... por ser "un tipo de su época" creo que no lo justifica. Muchos otros científicos/as "de su época" no decían tales barbaridades. En realidad, la edición que nos ha llegado dista mucho, dicen, de la original que él escribió, porque muchos "metieron la mano" según sus intereses.

Lo que quiero decir es que el problema no es la ciencia evolucionista y biologicista. Es más, creo que debemos ser capaces de entender que no estamos por encima de la naturaleza, que somos seres vivos con nuestras bacterias dentro, nuestra energía limitada, nuestros genes... El problema es precisamente este: que nuestra sociedad quiere que nos olvidemos de que también somos animales, seres vivos que se rigen de todo esto. Que podemos ser inmortales, jóvenes, que podemos flotar, que la gravedad no nos limita...

Es decir, el problema como escribes es que hay grupos interesados en que se utilice la evolución biológica para explicar como "naturales" las injusticias y daños que ellos/as causan a las sociedades. Creo que es lo que Sandín intenta explicar, o lo que al menos le entendí. El problema no es la teoría de Darwin, sino el X Club. Aquellos que utilizan la ciencia evolutiva para justificar sus intereses.

En antropología, hay un debate con la Asociación Americana de Antropología en este sentido. La antropología se está utilizando para justificar guerras (cada vez más y más antropólogos/as están siendo contratados por los militares, aunque ya se sabe que no es nada nuevo) y desigualdades (como los yanomami son "naturalmente violentos", se justifica que los civilicemos, sin pronunciar el hecho de que se les denieguen sus tierras, que nos viene de perlas)

Por lo demás, muchas gracias por tus explicaciones. Dejan claro de lo necesario que es esta rama de la biología evolutiva. No cabe duda!

suzudo dijo...

***
Explica que teorías biologicistas como la suya fueron las que propulsaron o justificaron este tipo de relaciones donde reina la desigualdad y la entiende como algo natural, propio de la naturaleza y de la biología.
****

Primero me parece que eso existía antes cosas como la esclavitud. Etc.

Encontraron algo que se parecía a lo que querían justificar y lo deformaron para darle pinta de cientificidad a algo que no lo es incluso con las herramientas que ha dado la teoría de la evolución sabemos que no existen razas humanas biológicamente hablando

Es decir entraron algo como la gravedad para usarla en bolsa. UN despropósito pero que les diera patina de cientificidad a lo que no era


Por otra parte Que darwin fuera racista o lo que sea es irrelevante para valorar la teoría y menos la teoría actual. Eso se hace mediante métodologia científica y las opiniones del autor sobre cosas son eso y han de quedar como eso. Se ha de separar las evidencias de las opiniones.

Hay científicos defensores de la parspermia o de ideas racistas y han sido notables. Pero es su tontería particular y no se ha de mezclar con su trabajo. Cuando se hace como hizo Fred Hoyle con sus creencias y un sesgo en las mediciones de espectrografia hacia las candidatas de material orgánico pues ocurre lo que ocurre

*****

Lo que quiero decir es que el problema no es la ciencia evolucionista y biologicista.
*****
vale pero ¿hay ciencia gravitacionista?

El uso de términos como evolucionista que intentan equiparar una teoría científica tan solida y probada como el electromagnetismo y con aplicaciones reales practicas incluso en criminología (el parentesco evolutivo se mide ya hace tiempo con marcadores determinados y se puede saber la cercanía de microorganismos encontrados en una escena de un crimen y en viviendas o cerca de sospechosos y cosas así), medicina, biotecnología,... etc. Incluso algoritmos genéticos para controlar satélites artificiales. Intentan esos términos cuando se utilizan con una filosofía o una opinión. Pues
Pues aunque no haya intención es un mal uso

Suzudo dijo...


Es como llamar gravitacionista a los partidarios de la gravedad para diferenciarlos en igualdad de condiciones a los duendistas a los defensores que son duendes los que mueven las cosas al suelo y los felicistas que defienden que las cosas se sienten más felices ya celeran cuando se acercan a su "lugar natural"

Una cosa es la ideología del autor y otra una teoría científica que trata de lo que trata y no se ha de sacar de ahí como el resto de teorías científicas...


**********
Es más, creo que debemos ser capaces de entender que no estamos por encima de la naturaleza,
********

Somos parte de esta pero la naturaleza es una madre pero es una gran hija de puta. Es las dos cosas

Por otra parte hay cierta opinión que no clara evidencia en absoluto pero sí opinión que los humanos nos estamos saliendo de los controles de la evolución y a la misma gracias a la tecnología y los avances de la ciencia. Otra cosa es el camino que sigamos.


***
El problema es precisamente este: que nuestra sociedad quiere que nos olvidemos de que también somos animales, seres vivos que se rigen de todo esto. Que podemos ser inmortales, jóvenes,
***

Perdón por eso. No es por incordiar ni nada sino como anécdota


La hydra de agua dulce lo es :)

Ocurre que somos mucho más complejos y tenemos más partes especializadas


*****Creo que es lo que Sandín intenta explicar, o lo que al menos le entendí. El problema no es la teoría de Darwin, sino el X Club. Aquellos que utilizan la ciencia evolutiva para justificar sus intereses.
******

Lo que quieras pero olvida a Máximo Sandín como fuente de conocimiento sobre evolución biológica o a panfletos de testigos de jehová... La entiende mal. Afirma como deconocidas cosas archiconocidas, y usa ese mal uso de algunas personas como ataque a la misa teoría lo cual es absurdo desde la ciencia. NO tienen que ver por cuando no se decide una teoría como válida por opinión ni gustos sino por evidencia obtenida y contrastada por método científico.


****
En antropología, hay un debate con la Asociación Americana de Antropología en este sentido. La antropología se está utilizando para justificar guerras
*****

Cierto. Ya lo recordaba Carl Sagan en su serie Cosmos en el capítulo "¿quién habla en nombre de la Tierra?" En el libro de igual título decía más cosas que en los documentales... :P

Suzudo dijo...

recomiendo una simple revista: El número de enero del 2009 de la revista "Investigación y Ciencia" (edición española de "Scientific American") dedicado monográficamente a la evolución

Creo que vale la pena (no me pagan y se puede buscar en bibliotecas si la tienen)

Antropólogaenlaluna dijo...

Añado otro dato en la entrada sobre La Eugenics Record Office (ERO) era un archivo sobre eugenesia inaugurado en 1909 en la costa norte de Long Island, y que estaba financiada por millonarios, empresarios, científicos de las más prestigiosas universidades y, en general, todos aquellos que se creían superiores al resto. La misión de esta institución era evitar que, vía ADN, proliferaran rasgos de debilidad entre la población, como la pereza, la criminalidad o la tendencia a la mentira.
...