viernes, 14 de octubre de 2011

El jefe Raoni no lloró, LUCHÓ. La represa de Belo Monte.

En esta foto, Raoni llora, sí, pero lo hace en el funeral de su amigo y mentor, el histórico defensor de los derechos de los indígenas Orlando Villas-Boas, que falleció en 2002. En la página de L'institut Raoni confirman esta información y advierten de que Raoni Txukarramae no solo no lloró ante las malas noticias en torno a la presa de Belo Monte, si no que resistió con más fuerza: 

"Y claro que todas las tribus indígenas de Brasil nos vamos a juntar, y vamos a la guerra. El gobierno quiere una guerra contra nosotros, si llevan acabo la construcción de esta Usina, y vamos a hacer una guerra contra ellos.
Si es que todos los indios vamos a morir, esta todo bien. Así no lucharemos más contra Belo Monte ni contra el gobierno. 
Si ellos nos matan a todos, todo bien, así ya no tendremos voz, no vamos a estar vivos, y nosotros no vamos a estar en pié para seguir luchando. Pero mientras yo este vivo, yo estaré fuerte, y voy a luchar hasta el fin" ¿Por qué lucha el jefe Raoni?

Tuira Kayapó apareció en 1989 en el encuentro Altamira de Brasil contra la
construcción de represas en el río Xingu (amazonas brasilero), con sus pinturas de guerra, desnuda y con un gran machete. Se acercó al presidente de la compañía eléctrica de Brasil y puso el filo del machete en su mejilla por tres veces como señal de maldición.
A continuación indicó en su lengua: -"Usted es un mentiroso. Nosotros no necesitamos la electricidad. La electricidad no nos va a proporcionar nuestra comida. Necesitamos que nuestros ríos fluyan libremente, pues nuestro futuro y el de toda la humanidad depende de ello. Necesitamos nuestras selvas intactas para poder recolectar nuestro alimento. No necesitamos su represa!".

El Banco Mundial, a continuación, canceló un préstamo al sector eléctrico brasileño, retrasando los planes del gobierno con respecto a la presa del Amazonas por más de una década.

Pero la represa de Belo Monte, la tercera mayor del mundo, se está construyendo actualmente en el río Xingú.

Las obras de construcción ya comenzaron a reducir el caudal del río. Según datos oficiales, en un futuro conducirá al desplazamiento forzado de más de 20,000 indígenas y pobladores ribereños. Estimaciones independientes duplican esa cifra.

Los pueblos indígenas del Xingú nunca fueron llamados a debatir el proyecto de Belo Monte con el gobierno.



“Consideramos el río como nuestro hogar. No queremos la presa, no queremos este destructivo proyecto… queremos que se respeten nuestros derechos” Sheyla Juruna, miembro del pueblo indígena juruna.

“Necesitamos salvar esta otra humanidad” Orlando Villas-Boas, el indígena blanco como le llamaban los indios, creador del Parque Nacional Indígena de Xingu, en 1961. Gran defensor de la causa indígena. Y la razón por la que lloraba Raoni, por su pérdida.

Fuentes:
http://www.internationalrivers.org/blogs/232/a-knife-in-the-water
http://www.survival.es/noticias/7748