sábado, 15 de octubre de 2011

Haz tu pensar: los Indios Cree


“Interrumpir, buscar una figura de autoridad para evitar responsabilizarse, intentar imponerse y no hablar abiertamente son, en el mundo y en la ideología de los cazadores del Norte, comportamientos inútiles y equivocados” Hugh Brody, antropólogo.

Indio cree:
"La gente aprende según su espíritu. Se aprende mirando, sin explicaciones. El explicar es robar a alguien la oportunidad de aprender. Y no es bueno robar. Se aprende mirando. Si se mira, se ve que hay un principio, unos pasos evidentes y otros escondidos. Si realmente ves cada hoja aislada, entonces verás el árbol, y cuando puedas ver el árbol, podrás ver el espíritu del árbol”


“-¿Qué es esto?

-Una piedra.

- Sí, una piedra. Mírala, mírala como si no hubiera nadie detrás de tus ojos.
La misma atención que has prestado a esta piedra dedícala a tu intuición, a lo que dice tu corazón. Esa atención mental es el principio de “hacer tu pensar”. “Hacer tu pensar” es mirar un pensamiento y notar los detalles, las texturas de lo que realmente sientes sobre cada aspecto. Pensamientos, emociones, y cosas espirituales son hechos que se pueden ver y definir. Especular, teorizar y justificar son cosas muy diferentes de “hacer tu pensar”



“No he estado en Europa, pero he leído y me han contado muchas cosas de ese viejo mundo vuestro. Allí, las normas y las presiones vienen del exterior de la persona y uno puede seguirlas o reaccionar ante ellas, pero es siempre hacia fuera. Por eso tenéis conceptos como la vergüenza, la envidia, el estar midiéndose en comparación con el otro y el estar muy pendientes del “haber y deber”, ese sorprendente formalismo de llevar la cuenta de los “favores”. No dais sin apuntar mentalmente una deuda. Sé que aquí es más difícil. Tienes que mirar dentro de ti y decidir. Todo lo que haces y piensas te pertenece. Nadie es más responsable de lo que te ha tocado, de lo que has decidido, de lo que dejaste de decidir, de lo que haces o dejas de hacer. Tú tienes que responsabilizarte de lo tuyo en todo momento”



“Sí, estuve una vez en Montreal, pero no puedo volver.
A mi me gusta mucho el jockey. Todos los sábados veo en la televisión el partido que juegan en el Forum de Montreal. Hay tanta gente ahí! Más que en mi poblado. Me han dicho que en el Forum caben todos los cree de Québec. Yo quería ir a ver un partido, ya que estaba en Montreal. Empecé a andar hacia el Forum y… no creas que me perdí. Toda la calle estaba llena de gente que iba en la misma dirección. Me alegró pensar que yo iba adonde todas esas personas de la ciudad. Pero cuanto más andaba, más gente había y empecé a darme cuenta que íbamos a estar todos juntos en el mismo espacio. Me entró miedo. Pensé que si cuando estoy en una habitación con cinco personas noto sus emociones, cuando estuviera en el partido de jockey notaría las emociones de diez mil personas. ¡Eso es demasiado! Y me di la vuelta y empecé a andar en dirección contraria”

“-¿Los blancos sentís emociones como nosotros?

- Sí, creo que sí. –“Claro”, me decía yo, “los Cree pueden estar todo el día captando las emociones de los otros porque han vivido siempre en pequeños grupos, pero nosotros que estamos en ciudades con millones, no nos podemos permitir esos lujos” y contesté - Creo que metemos las emociones en una caja y la cerramos. Sólo la abrimos cuando hay muchas.

- Nee hee. A mi me pasó eso con el alcohol. Había un hombre blanco que trabajaba en la escuela que quería ir de caza conmigo y que hacía licor en su casa. A veces, cuando volvíamos de cazar, me daba de beber licor y ocurrían cosas muy raras a mis emociones. Una noche, después de haber bebido, nos pusimos a jugar al jockey con los otros. Yo sentía malos espíritus por dentro, pero sobre todo hacia un cree que estaba allí. No sé que me ocurrió, pero creo que la rabia se había bebido todo el licor y se había hecho muy grande. Me enfadé con ese hombre y le pegué con el palo de jockey. Pero ya no bebo más porque me dijeron que los indígenas no tenemos esas cosas en el estómago que tienen los blancos para quitar un poco de lo malo del alcohol.

Pero dime, ¿cómo metéis las emociones en una caja?”

Chica cree, 1928.
Los Cree forman un grupo nativo norteamericano de más de 200.000 individuos, lo que lo convierte en uno de los mayores grupos de Canadá. Viven en Quebec, Ontario, Manitoba, Saskatchewan y Alberta. La mayoría de los Cree eran indios de los bosques orientales, mientras que los que viven en Saskatchewan y el sur de Alberta eran indios de las praderas.

Fuente:
Libro: "De tránsito de sueño en sueño" Clara Valverde.