lunes, 21 de febrero de 2011

Tú y yo: el etnocentrismo.

"En 1950 me encontraba haciendo trabajo de campo entre los tiv de Nigeria Central. Una tarde, un tiv regresó de bañarse en el rio local. Metió la cabeza en mi cabaña para decirme que ya había vuelto. Le pregunté qué habia pasado. Me contestó: "No mucho. Se ha ahogado un hombre"

Inmediatamente salté ¿Qué? ¿¿Ahogado??

"¿Conoces el lugar del río donde el fondo cae de golpe? Bueno, era extranjero. Perdio pié, y no sabía nadar." 

"¿Nadie le salvó? ¿No intentaste tú salvarlo?" (Yo sabía que era un gran nadador)

La respuesta fué demoledora: "No era mío"

Entendí perfectamente lo que quería decir. Los tiv se toman molestias para prestar algún servicio a sus parientes, pero no cualquiera. Me encontré odiándole a él y a sus valores porque me habían enseñado a pensar que una vida humana es una vida humana, sin importar de quien sea. Pensé -y sigo pensando- que no le hubiese costado demasiado rescatar a aquel extraño.

Una semana más tarde, cuando estaba hablando con el mismo ayudante sobre las familia tiv, mencioné que no veía a mi madre desde hacía casi cinco años. Me miró horrorizado: ¿Quieres decir que no vas a tu casa a ayudar a tu madre?" Intenté decirle que nos escribíamos, que nos manteníamos en contacto, que ella no necesitaba mi ayuda. Mis explicaciones no sirvieron de nada, estaba tan ultrajado por mis valores como yo por los suyos. Después de considerarlo una y otra vez durante años, todavía creo que los míos son mejores. Sin duda él sigue creyendo que los mejores son los suyos."

Paul Bohannan - Para raros, nosotros.

"Volvía a casa en un tranvía una tarde de agosto desde el campo en el que enseñaba durante algunas vacaciones de verano cuando estudiaba. Hombres blancos y negros que habían estado trabajando al sol subieron al tranvía. Estaban sucios y sudorosos. Una mujer blanca que estaba a mi lado se quejó del olor de los negros; efectivamente, olían. Me pregunté que pasaba con los trabajadores blancos, y me acerqué a ellos; también olían. El traje azul de algodón que yo llevaba estaba húmedo de sudor a causa del duro día que había tenido. Entonces me di cuenta de que yo olía. Fue un descubrimiento"

Hortense Powdermaker (1966)


El etnocentrismo es una actitud que consiste en considerar al grupo o cultura propia como superior, y es despreciativo respecto a otros grupos y culturas. Todos grupo desprecia a los demás, aunque la forma de hacerlo puede variar culturalmente.
Se produces de tres formas: 

La más simple es que una persona asuma ingenuamente que las premisas que subyacen a la cultura son las mismas en todas partes. Todos nosotros somos problablemente culpables de esta clase de etnocentrismo; algunos estudiosos los denominan "realismo ingenuo"

Una forma más compleja aparece cuando la gente sabe perfectamente que existen diferencias culturales, pero que en lugar de tratar de comprenderlas y ver la humanidad común a través de las diferencias, consideran a la otra cultura como incorrecta, inmoral, inferior, o en el peor de los casos perversa.

La forma más compleja - y el primer paso más allá del etnocentrismo- supone darse cuenta de que otros pueblos también son etnocéntricos.


2 comentarios:

cindycardoona dijo...

Es extraño ver las actuaciones o más bien costumbres que observamos en las culturas aisladas o diferentes a las nuestras, el ejemplo que colocas a más de uno nos deja con la boca abierta, pues suponemos que en nuestro caso hubiésemos hecho todo lo posible por salvar la vida de la persona, criticamos y tildamos a los TIV como indiferentes ante la vida ajena. En cuanto al ejemplo planteado por Paul Bohannan observamos un poco de discriminación racial, otro gran problema. Pero tal vez el tema central es el etnocentrismo, es clara la definición que proporcionas, pero no solo es sentirse superior sino que en muchas ocasiones lanzamos juicios contra las otras culturas tildándolas de incorrectas y reconociendo a la nuestra como a mejor y las más bonita, omitiendo que cada persona se desarrolla según las enseñanzas recibidas.
Este fenómeno pone en riesgo el valor de cada cultura menospreciándola cuando cada una debe ser aceptada y respetada tal como afirma Harris “reconocer la falacia del etnocentrismo lleva a la tolerancia y curiosidad por las diferentes culturas”. Es entonces el respeto y aceptación de las demás culturas una de las mayores necesidades además el ser humano tiene la necesidad de relacionarse con otros como decir Aristóteles el ser humano es un ser sociable por naturaleza.
Es decir que debemos cultivar más bien un interés por conocer que esconden las diferentes culturas y pensando e imaginando que postura tomaríamos si nuestra vida hubiera dado sus inicios en otra cultura y no en la cual estamos. En cuanto a ejemplos es clara la falta de respeto y tolerancia por las diferentes tribus urbanas que han surgido actualmente.

Noemi dijo...

Por supuesto, toda cultura debe ser respetada, pero sin olvidar que ninguna es totalmente inocente. Este relativismos cultural no es una razón para aceptar de buen grado todo lo que dicte una cultura. Dentro del respeto yo incluyo el respeto por equivocarse. Es lo que añado en la definición del etnocentrismo.

A mi me gusta que respeten mi cultura, pero eso no significa que quiera que la acepten a pies juntillas sólo porque es parte de la tradición, sino que también la critiquen (para negociarla y mejorarla) Al fin y al cabo, lo importante es el individuo, las personas, y las culturas están para servirles, no al contrario.

Supongo que en la vida cotidiana pasa lo mismo, nos gusta tener amigos que nos respeten y que de vez en cuando nos hagan ver en qué estamos equivocados. Ese es el verdadero respeto.